Recetas tradicionales

Pregúntele a un barman: 16 preguntas con Colin Bryson en Dutch Kills

Pregúntele a un barman: 16 preguntas con Colin Bryson en Dutch Kills

Con solo dos años detrás del palo, Colin Bryson es impresionante.

En parte porque divide su tiempo atendiendo la barra entre tres lugares populares: Muertes holandesas los jueves y sábados; Bar de cócteles Sweetleaf los miércoles y viernes; y Barra de oro los martes.

Pero, en realidad, porque el barman de 25 años es notablemente hábil y conocedor para su edad.

A Bryson parece que le encanta aprender y siempre está perfeccionando su oficio, todo en un esfuerzo por hacer que este cóctel sea aún más sorprendente que el anterior, sin ponerse demasiado serio al respecto. (Bryson admite que su creciente colección de tirantes y corbatas podría ser el mejor aspecto de su carrera, y las mujeres que piden a Negronis pueden hacer que su corazón se acelere).

Entre sus tres trabajos, Bryson se tomó un tiempo para nuestras preguntas en The Daily Meal.

The Daily Meal: Entonces, ¿qué te llevó a ser barman?

Colin Bryson: Supongo que siempre he tenido afinidad por la elaboración de bebidas. Pero mi primera copa en Dutch Kills cambió por completo mi perspectiva sobre el oficio. Antes, beber se asociaba con un libertinaje espeluznante. Dutch Kills me abrió los ojos a un estilo de bebida que podría estar orgulloso de defender, uno que se define por la cordialidad y la artesanía de calidad.

TDM: Vaya. Debe haber sido un cóctel. ¿Lo recuerdas?

CB: Mi primer cóctel en Dutch Kills fue un Old Fashioned, creo, pero el cóctel que recuerdo que me llené de plátanos fue The Chocolate Cocktail. Es un clásico: oporto leonado, chartreuse amarillo, azúcar, yema de huevo, nuez moscada rallada, batida y servida.

TDM: ¿Qué tipo de aportación tiene en el programa de bebidas allí?

CB: Realmente es un esfuerzo de equipo. Lo que la gente entiende que es el "menú" de Dutch Kills es una combinación de las libaciones de temporada que Richie haya elegido resaltar en formato escrito y lo que nosotros decidamos resaltar para las solicitudes de elección de nuestro bartender. Todos tenemos cócteles originales que se sirven, y todos tenemos nuestros favoritos para el escenario de elección del barman.

TDM: ¿Qué opinas del término "mixólogo"? ¿Te consideras uno?

CB: En este punto, creo que quejarse o rechazar este título es tan pretencioso como exigirlo. Entonces, ¿qué tal si decimos esto? Voy a seguir preparando bebidas siempre que la gente las pida y la gente pueda darle el nombre que quiera.

TDM: ¿Cuáles de los cócteles de Dutch Kills son tus favoritos? ¿Cuáles son los favoritos de los invitados?

CB: Si hablamos del menú actual, el mío sería el Dr. Funk, un cóctel de Donn Beach de la década de 1940 [jugo de limón fresco, granadina casera, ron Gosling's Black Seal Bermuda, enjuague de absenta]. Sorprendentemente, el favorito de nuestros invitados parece ser el cóctel Satan, que es una variación de Manhattan increíblemente borracha con amargos de Peychaud, vermú dulce Carpano Antica, bourbon y enjuague de absenta. Supongo que demuestra que los paladares del bebedor medio se están volviendo realmente más sofisticados.

TDM: ¿Cómo se destaca el programa de bebidas Dutch Kills de otros lugares de la ciudad de Nueva York?

CB: Una multitud de cosas, pero el hielo es lo más relevante. Dutch Kills es uno de los tres bares del mundo que tiene una máquina Clinebell en casa. Entonces, lo que eso significa para las personas que no saben es que todo el hielo que se usa en nuestro proceso de elaboración de bebidas, con la excepción del hielo picado, se congela en la barra en bloques transparentes de 300 libras y se corta a mano para Servicio. Nuestro objetivo primordial es controlar el contenido de agua en un cóctel tan específicamente como controlamos nuestros jiggers. Esto produce un cóctel lo más frío posible y vibrantemente lleno de sabor.

TDM: ¿Cuáles son sus abrevaderos favoritos y por qué?

CB: El recién inaugurado Attaboy y el Beagle. Attaboy, [por la] presencia detrás de la barra. Es una clínica. El Beagle, [porque su] selección de jerez es sobresaliente. Gran hospitalidad detrás de la barra.

TDM: ¿Cuáles son algunos de tus cócteles favoritos para hacer? ¿Y por qué?

CB: Daiquiris de piña [jugo de limón fresco, jugo de piña fresco, azúcar blanco, ron blanco]: a mis compañeros de trabajo les encanta beberlos. Old Fashioned [amargo de angostura, azúcar blanco, bourbon, aderezado con una cáscara de limón y naranja] - Me enorgullezco mucho de esta bebida. Creo que es una de las pocas bebidas que requiere un poco de delicadeza. No puede medir el tamaño de sus terrones de azúcar, y los guiones (para amargos) también son inconsistentes. Requiere un grado de observación al que debe prestar atención y comprender. Mai Tai [jugo de limón fresco, orgeat casero, curazao, ron jamaicano, un flotador de ron oscuro, aderezado con menta, una rodaja de limón y una pizca de azúcar en polvo] - Creo que la gente olvida lo bien que sabe esta bebida. Sabe muy bien.

TDM: ¿Qué espíritu es más sexy para ti? ¿Por qué?

CB: Campari. Cada vez que una chica pide un Negroni, me enamoro un poco.

TDM: Para ti, ¿qué espíritu es el más versátil?

CB: Ron añejo.

TDM: ¿Cuál es tu cóctel clásico favorito?

CB: El "Harvard". Es simplemente un coñac Manhattan; sin embargo, me gusta el mío servido en una roca, en cuyo caso se llama "Flushing".

TDM: al hacer una lluvia de ideas sobre una nueva receta, ¿cuál es un aspecto por el que se esfuerza especialmente?

CB: Quiero que sea único. Cuando alguien me da pautas de elección de barman muy específicas y no sé qué darles, tomo una pequeña nota en mi cabeza para trabajar en un cóctel que se ajuste a ese criterio. Sin embargo, algunas personas cometen el error de pensar que los cócteles únicos tienen que ser complicados, y eso no es cierto. Los cócteles simples también pueden ser únicos. Solo se necesita un poco más de trabajo.

TDM: ¿Cuáles son sus hierbas, amargos, etc. favoritos para usar en sus libaciones?

CB: Un hombre sabio me dijo una vez: "Si tu cóctel no sabe bien, ponte amargo de Peychaud".

TDM: También trabajas en un par de bares más, Sweetleaf y GoldBar. ¿Cómo es trabajar en tres bares diferentes?

CB: Trabajar en tres bares es genial. Rompe la monotonía. Casi siempre estoy emocionado de ir a trabajar porque siempre siento que no he estado allí por un tiempo. También hay mucho que aprender trabajando con diferentes personas. Todos tienen su propio estilo, y me gusta tomar fragmentos del juego de todos y usarlos para elevar el nivel de hospitalidad que puedo brindar.

TDM: Para los huéspedes, ¿qué hace que Dutch Kills valga la pena el viaje a Long Island City?

CB: La diversidad de la multitud. Dutch Kills es un bar donde cualquiera puede tomar una buena copa por un buen precio y sentirse como en casa. Con la mayoría de los bares de Nueva York, puedes anticipar hasta cierto punto con qué tipo de gente te vas a encontrar, dependiendo del lugar. Pero la multitud en Dutch Kills es completamente impredecible: en una noche cualquiera, puede haber un caballero de unos 70 años, con un bombín, bebiendo un Manhattan en un extremo del bar, y en el otro extremo, una chica en su madrugada. Años 20 que no saben lo que es Manhattan. Eso no es una exageración. Eso pasa. Mucho.

TDM: ¿Cuál es la mejor ventaja de su función?

CB: Mi colección de tirantes y corbatas está empezando a verse realmente bien.


La trágica historia de la vida real de Woody Harrelson

Woody Harrelson es conocido por sus muchas personalidades adorables: "El niño salvaje más salvaje de Hollywood, un aficionado a la comida cruda, un eco-cruzado, un manifestante de la guerra de Irak y un campeón de la legalización de la marihuana", como don Ponlo. El actor nominado al Premio de la Academia puede interpretar a tonto, macho y aterrador en la misma escena. Su gran oportunidad llegó cuando nos unimos al elenco de Salud, cuales GQ llamado "lo que podría ser la mejor comedia de situación de todos los tiempos" y uno de "los programas de televisión más perfectos de todos los tiempos". Harrelson ganó un Emmy por este papel secundario y se convirtió en un habitual de la industria del entretenimiento. A partir de 2020, tiene más de 100 créditos de actuación, a través de IMDb.

Después de una reubicación en Hawái, el Zombieland Star se hizo amigo cercano de su vecino y compañero amante, Willie Nelson. Pero la vida de Harrelson nunca fue solo puestas de sol y piñas coladas. De hecho, probablemente le vendría bien. algunos aplausos, porque esta es la trágica historia de la vida real de Woody Harrelson.


Daiq Attack !: Las mejores recetas de daiquiri de los mejores mixólogos

Daiquiris. Acabamos de celebrar Día Nacional del Daiquiri el domingo 19 de julio (¿lo hiciste?) Los amamos. Tanto es así que mi término favorito para cócteles, "Snaiquiri" (acuñado por Karin Stanley durante un ataque de sobriedad, y no se acerca a un Daiquiri, ella promete & # 8211 y significa, a mi entender, el primero de dos daiquiris, bebido rápidamente, mientras el segundo se saborea) se está utilizando en toda la industria.

De Bar La Florida en La Habana hasta el bar de cócteles artesanales cerca de usted, con una parada en el medio en Willies mojados en Miami, todos están al alcance de una de estas deliciosas bebidas. Puede que prefieras lo seco y mordaz Papa Doble, si eres un tipo literario suicida, o un Crawgator de Martes gordos si el Barrio Francés es todo lo de Nueva Orleans que quieres ver.

La bebida daiquiri se ha transformado de una simple mezcla de lima, azúcar y ron (tenemos a Jennings Cox y su falta de ginebra & # 8211, así que la historia continúa & # 8211 para agradecer, junto con la nación isleña de Cuba) en una miríada versiones que vemos en los menús de Daiquiri Factory, algunas sin una gota de esa buena comida cubana.

Dado que esta bebida es amada por todos, desde el severo y amenazador barman de cócteles, resplandeciente con chaleco y tatuajes de jigger, hasta el último adolescente de las vacaciones de primavera vestido con bikini, jorts y chanclas, pensé en preguntarle a algunos de nuestros camareros favoritos para sus recetas preferidas, con algo de espacio para jugar.

Las mejores recetas de daiquiri

Sin embargo, deberíamos comenzar con esta versión clásica, limpia y simple que aprendí en el Sasha Petraske familia de barras: (Leche y miel, Little Branch, Dutch Kills)

  • 1 onza. jugo de limón fresco (exprimido a pedido es obviamente mejor)
  • .75 oz. Jarabe simple 1: 1 (azúcar: agua)
  • 2 onzas. Ron blanco Plantation Three Star

Le gusta usar Plantation Three Star debido a sus notas de plátano y vainilla, junto con esa espina dorsal jamaicana funky.

Chris Lowder sobre los Nómada le gusta esta versión base dividida, llamada Piña rápida:

  • 1 oz de jugo de piña fresco
  • .75 oz. jugo de limón fresco
  • .75 oz .1: 1 jarabe simple
  • 1 onza. Flor de Cana 4 años
  • 1 onza. Ron JM Oro

El dice el Flor de Cana lo mantiene limpio y ligero mientras el Ron JM Oro y piña se fusionan para crear hermosos sabores de frutas tropicales poco maduras ...

El inimitable Tim Cooper de Bar D & # 8217Eau y Sweetwater Social (y 86 Co., por lo que él está obligado a usar su propio ron y yo estoy obligado a burlarse de él, porque, seamos sinceros, todos los involucrados son héroes de los bartenders y han hecho un buen jugo, y todos saben que Tim es uno de los mejores tipos en el negocio) hace un gran híbrido Cuba Libre / Daiquiri llamado Lo mejor de ambos:

  • 1 onza. jugo de limón fresco
  • .75 oz de jarabe de cola (deje que la cola se desinfle, combine con partes iguales en volumen de azúcar)
  • 2 oz de ron Cana Brava (de la 86 Co. antes mencionada, de la cual, como dije, Tim es un representante pagado, y yo no. Ejem. Totalmente abierto a viajes, visitas a destilerías o cenas agradables).
  • 1 pizca de amargo de angostura
  • Adornalo con una rondája de limón

A Tim le gusta usar el Cana Brava porque es un auténtico ron estilo Carta Blanca, que es el que se utilizó en el clásico Daiquiri y Cuba Libre, ya que le da su crujiente elegancia a esta bebida.

Por último, si bien no menos importante, Danny Neff sobre Salón de cócteles navideños, le gusta esta versión increíblemente simple por su brillo y funk. También disfruta el hecho de que una de las mejores destilerías nuevas de los EE. UU. Lo esté haciendo en su propio territorio, la costa oeste.


Más es más: la evolución de Tiki Garnish

"Más es más" siempre ha sido el mantra de tiki.

Cuando otros cócteles posteriores a la Prohibición tenían que ver con la moderación, Don the Beachcomber, que también pasó por Donn Beach, agitó más de diez ingredientes en su Zombie característico. Donde otros bares eran oscuros y silenciosos, sus paredes estaban cubiertas de máscaras y escudos y plantas tropicales. Y mientras los martinis de la calle jugaban tímidos con sus aceitunas y vasos delgados, las "Rhum Rhapsodies" de Donn bailaban en un coco abierto, brotando flores y rodajas de piña. Estas bebidas no solo te ofrecieron la opción de escapar, te secuestraron.

Desde que Estados Unidos recibió por primera vez al tiki con los brazos abiertos en las décadas de 1930 y & # 821740, la decoración, ya sea un paraguas de papel, una fanega de menta o una rama de canela en llamas, ha sido un elemento esencial del atractivo del género, que ofrece beneficios tanto prácticos ( aroma, dilución) y teatral (llamas, fantasía). Las guarniciones de hoy honran las tradiciones establecidas por Donn, mientras hacen un guiño a los días más oscuros y pegajosos del tiki. Su objetivo principal sigue siendo entretener e impresionar al bebedor, aunque con algunos trucos nuevos.

En la década de 1940, Donn "hizo sus huesos con guarniciones", según Jeff "Beachbum" Berry, el principal historiador de tiki. "Tenía hasta 14 camareros en la línea, algunos de ellos se dedicaban por completo a las guarniciones: hacer cáscaras de hielo, sacar limas, [picar] cáscaras de coco, cortar piñas, etc." Con el primer tiki bar de Estados Unidos, creó una nueva estética, de la que la decoración era una parte fundamental.

En las décadas de 1950 y 1960, los imitadores de Donn (Trader Vic, Steven Crane de Kon Tiki, Joe Scialom) continuaron esta tradición, añadiendo sus propios destellos y llamaradas en el camino. A medida que el tiki se ganó el favor de las estrellas de Hollywood y de la América Central por igual, estos hombres invirtieron cada vez más dinero y energía creativa en sus restaurantes. El resultado fue un período de decoración tiki que fue decididamente barroca.

Pregúntele a cualquier cantinero de hoy en día con una inclinación por el ron sobre de dónde viene la inspiración de su guarnición, y mencionará a Donn y Vic sin perder el ritmo. Pero una vez que han rendido su homenaje, todas las apuestas se cancelan. Donde los primeros bartenders de tiki improvisaron e inventaron dentro de los límites de los trópicos, los tikiphiles de hoy tienen algunas décadas de kitsch para inspirarlos, y algo que demostrar, es decir, para aquellos que aún lo comparan con las empalagosas bebidas de licuadora. Tiki no está muerta, pero está desesperada por mostrarnos a todos lo brillante y viva que es.

Naturalmente, las guarniciones se mantuvieron al día con esta dramatización de la estética. Vic fue el pionero del famoso "cuenco misterioso", un ponche destinado a compartir, con un volcán de hielo en el centro coronado por una cáscara de lima en llamas. Y en 1957, Scialom puede haber sido o no el primer hombre en poner un rascador de madera en un cóctel, sin saberlo, dando la bienvenida a la era de las guarniciones puramente ornamentales.

Harry Yee, un cantinero del Hawaiian Village en Waikiki, puso ese mismo raspador de espalda en una bebida muy similar al mismo tiempo. Había comenzado a mezclar bebidas tiki a pedido de turistas que asumían que las raíces polinesias de tiki eran en serio que no tenía vínculos con Don o Vic y, por lo tanto, tenía que aprender las bebidas de boca en boca o inventarlas él mismo. Lo más importante es que Yee le dio al tiki su adorno más infame, el paraguas de papel, y al hacerlo, cambió el rostro del tiki para siempre.

Poco después de que los excesos de tiki "alcanzaran un punto álgido entre principios y finales de los sesenta", dice Berry, llegó el verano del amor y trajo consigo un nuevo tipo de ideología, más interesada en la hierba, la música y la rebelión que en las vacaciones tropicales. “La cultura de las drogas acabó con la cultura de los cócteles. & # 8221

Las barras tiki que sobrevivieron durante los años 70 y 80 fueron las que se recortaron con jarabes y jugos embotellados, cerezas al marrasquino, comida y guarniciones mediocres y polinesias que no requerían mano de obra. Como lo explica el entusiasta del tiki Adam Kolesar, "las sombrillas de papel se convirtieron en el Señor de la Guarnición". Las costosas flores frescas y los laboriosos arreglos de hielo dieron paso a los monos de plástico y la piña enlatada, mezclados con un aguanieve almibarado. Los cócteles clásicos tuvieron un destino similar, ya que la mezcla agria y el curacao azul aparecieron en los bares de todo Estados Unidos. "Bebida de paraguas" se convirtió en un término peyorativo que engloba cualquier cosa que sea remotamente tropical.

Finalmente, a principios de la década de 2000, tiki recuperó el respeto de la escena del cóctel estadounidense. Kolesar recuerda haber tomado una clase sobre ron ponche impartida por el barman y experto en cócteles Dale DeGroff, quien fue uno de los primeros en reunir las tazas tiki con jugos frescos, jarabes caseros y una comprensión de la técnica. Con este enfoque renovado en la calidad y el respeto por la tradición, surgieron aderezos frescos que recuerdan los originales de Donn y los adornos de Vic. Atrás quedaron lo que Kolesar llama "cerezas de celulosa" y entraron ramitas de menta y gruesas rodajas de piña.

Pregúntele a cualquier bartender moderno con afición por el ron: Richie Boccato de Dutch Kills, Brian Miller, Jeff & # 8220Beachbum & # 8221 Berry, Adam Kolesar, Martin Cate de Smuggler & # 8217s Cove, Paul McGee de Chicago's Three Dots and a Dash - sobre de dónde viene su inspiración para decorar, y mencionarán a Don y Vic sin perder el ritmo. “Continuar con la tradición” y “honrar a los antepasados ​​del tiki” casi universalmente tiene prioridad sobre la gloria personal.

Pero una vez que han rendido su homenaje, todas las apuestas se cancelan. Donde los primeros bartenders de tiki improvisaron e inventaron dentro de los límites de los trópicos, los tikiphiles de hoy tienen algunas décadas de kitsch para inspirarlos, y algo que demostrar, es decir, para aquellos que todavía lo comparan con las empalagosas bebidas de licuadora. Tiki no está muerto, y está desesperado por mostrarnos a todos lo brillante y vivo que realmente es.

En Smuggler's Cove en San Francisco, el barman Martin Cate agita canela y nuez moscada sobre un cuenco de calavera en llamas para lograr un efecto de Medusa en llamas. En Three Dots and a Dash de Chicago, Paul McGee usa hielo seco en sus Zombies para crear el efecto del humo. Pero es más famoso por el plátano con forma de delfín que adorna su Daiquiri.

Esta se ha convertido quizás en la guarnición tiki más comentada de la era moderna. El extremo del plátano se abre para que parezca una boca, luego se rellena con una cereza y los clavos se presionan en el plátano para que parezcan ojos, con hojas de piña que sirven como aletas. Brian Miller también lo usa y cita un libro de cócteles ruso escrito por Yaroslav Panov como fuente.

Cuando no está convirtiendo plátanos en animales, Miller adorna sus bebidas con todo, desde figuras de acción de piratas hasta el cuello de un caballo que se extiende a lo largo del vaso, una guarnición tomada de los cócteles clásicos que usa en su Nui Nui. También recuerda un lunes de Tiki, su celebración itinerante de todo lo relacionado con el ron, donde adornó una bebida con una Oreo humeante empapada de absenta.

No, no es tradicional. Pero, como dice Miller, las guarniciones tiki están ahí para "hacer que la bebida sea divertida". La ventaja que tienen los bartenders de hoy sobre sus predecesores es una gama más amplia de influencias, pero todas sus guarniciones mantienen el mismo propósito. Como lo explica Boccato: "Es una forma de que te guste la bebida antes de tomar tu primer sorbo".

Entonces, ¿a dónde vamos después del delfín banana? ¿Puede la guarnición ir más allá de la parte superior? Siempre, si. De hecho, Miller quiere ver el regreso de la "dama misteriosa del cuenco", una tradición que alguna vez fue popular en Mai Kai de Fort Lauderdale: "Hicieron este ponche, y una persona salía con un gong y luego una mujer vestida de hula El bailarín salía detrás de ellos con una ponchera. La chica te presenta la cosa, te hace un baile de hula en privado, te frota la mejilla con el dorso de la mano ”, dice Miller. "Esa es la mejor guarnición del mundo".

Escuche una conversación con el propietario de un bar tiki en casa, Joe Desmond, sobre el en un segmento de PUNCH Radio en Heritage Radio Network. [33:40]


Haciendo 10 rondas con el mejor bartender Matt Belanger

El jefe de camareros del nuevo Death & Co Los Ángeles, aborda nuestra rápida ronda de preguntas.

Noah Rothbaum

W ¿Qué te gusta beber después de un turno? “Soy un gran admirador de la respuesta clásica del bartender a esta pregunta, un pilsner frío y corto y un trago de algo, pero después de haber trabajado durante tanto tiempo en bares que siempre tienen jerez seco, creo que ahora estoy con más frecuencia pulir cualquier botella de un cuarto de Manzanilla o Fino que haya estado abierta durante un par de días. El jerez seco es tan crujiente y delicioso, especialmente después de un turno largo. Puede que necesite algo ahora mismo ".

¿Cuál es la mejor canción de todos los tiempos de la máquina de discos de barra de buceo? "Los dos primeros elementos básicos de la máquina de discos que me vienen a la mente son" The Boys Are Back in Town "y" Take Me Home, Country Roads ". Sin embargo, si somos honestos, por lo general busco infligir mi oscuro gusto al pobre público desprevenido, así que probablemente voy a poner una canción de Fugazi si tienen una u otra cosa realmente molesta ".

Después de todos estos años sirviendo y creando bebidas, ¿todavía disfrutas salir de bares? "¡Oh sí! Me refiero a ir a bares en general que me encanta, solo porque siempre hay tanta energía en un espacio social que es realmente animado. Son solo lugares divertidos para pasar el rato. Y a los bares de cócteles específicamente, todavía me encanta ir y pedir una bebida del menú. Siempre estoy buscando probar cosas nuevas y obtener diferentes perspectivas sobre el oficio, por lo que generalmente elijo algo que no tiene sentido para mí y lo ordeno ".

Nombra la primera bebida buena que bebiste y dónde la tomaste. "Oh hombre. Es realmente difícil recordar tan lejos. Mi verdadero comienzo en esta industria fue hacer una barbacoa en un restaurante en Manhattan donde las bebidas eran bastante buenas, pero no creo que me di cuenta. Sin embargo, recuerdo algunas primicias: un 151 Swizzle en mi primer Tiki Monday, un Mai Tai en Dutch Kills. Tiene sentido que todavía me gusten las bebidas tropicales ".

¿Qué libro sobre cócteles o licores es su recurso de referencia? "Habiendo inaugurado Death & amp Co Los Ángeles, y con nuestro equipo en el proceso de trabajar en el próximo libro de Death & amp Co, ha sido realmente inspirador volver a Death & amp Co: cócteles clásicos modernos. Definitivamente ya conozco todas esas recetas de bebidas de la cúpula, pero hay mucho allí sobre la cultura, la energía y el espíritu del bar desde los primeros años. Es útil mantener eso en el espejo retrovisor mientras intentamos capturar un rayo en una botella nuevamente, tanto aquí en Los Ángeles como en proyectos futuros.

Aparte de eso, no me encuentro leyendo muchos libros de cócteles para obtener ayuda técnica en estos días, pero me encanta leer cualquier cosa nueva solo para exponerme a perspectivas fuera de la mía. Los dos libros de Ryan Chetiyawardana siguen saliendo de mi estantería. Sin embargo, creo que el que suelo abrir como punto de referencia es el de Dave Arnold Inteligencia líquida.”

¿Cuál es tu maridaje favorito de cócteles y comidas? “Un Martini de ginebra seco y patatas fritas. Es un buen combo alto-bajo, el sabor salado es un buen complemento para el Martini. Es una noche de cita para mi socia Lauren y para mí ".

Pascal Shirley

¿Qué bebida estás más orgulloso de crear? “Siempre me esfuerzo por proponer nuevas ideas, o al menos mejorar las antiguas, ¡así que espero que sea la próxima! Uno por el que el personal de D & ampC podría votar se llama Palm Dreams, que es una variación bastante simple de un Daiquiri: ron, arrack, miel, calamansi (una naranja agria del sudeste asiático) y Angostura Bitters. Es lo suficientemente complejo como para ser algo propio, pero también tan obvio y aplastable ".

¿Hay una persona (viva o muerta) para la que le gustaría preparar un cóctel? Sasha Petraske. Lamentablemente, nunca tuve la oportunidad de conocerlo mientras estuvo con nosotros, y claramente tocó a muchos y transformó este rincón de nuestra industria. Ciertamente no estaríamos teniendo esta conversación sin él ".

¿Cuál es tu combinación favorita de trago y cerveza? "Realmente, sea lo que sea que esté sirviendo, pero tenemos un Boilermaker en el menú en Standing Room (la sala principal de D & ampC LA) del que estoy bastante orgulloso: es un Orion y un trago congelado de Cobrafire Eau de Vie de Raisin , que es un armañac blanche over-proof. ¡El aguardiente helado mejora la mayoría de las cosas! "

¿Cuál es la única herramienta que siempre se asegura de llevar cuando viaja por negocios? “No tengo una herramienta física específica que siempre traigo, pero la parte más esencial de mi proceso creativo es probablemente mi teléfono celular y específicamente la aplicación Evernote. Siempre estoy anotando inspiración allí cuando surge, y cuando estamos en desarrollo, ahí es donde hago mi trabajo creativo. Probablemente hay cientos de ideas de bebidas a medio terminar esperando que brillen ".

Matt Belanger es el jefe de camareros del nuevo Death & amp Co Los Angeles.


Impedir que alguien beba puede ser una experiencia dolorosa. Por alguna razón u otra, interrumpir a alguien, es decir, decirle de una forma u otra que no le vas a servir otra bebida, es difícil para los bartenders. Incluso si el tipo es un capullo, no lo hace más fácil. A veces, las cosas empeoran, ya que estos suelen ser los tipos que van a discutir sobre por qué los cortan.

Algunos bartenders tienen problemas para interrumpir a las personas porque se sienten intimidados por el cliente, no saben cómo decirlo correctamente, tienen miedo de lo que pueda decir el cliente (especialmente un cliente habitual), están preocupados por las ventas del bar, las repercusiones de los propietarios, etc. etc.

Sin embargo, la realidad es que nada de lo anterior importa. Los países de todo el mundo están adoptando leyes sobre bebidas alcohólicas más estrictas. En Canadá, es ilegal servir a alguien más allá del punto de intoxicación visible. Si atiende en exceso a un cliente y ese cliente dice, se cae, tropieza, resbala, lo atrapan conduciendo ebrio o, Dios no lo quiera, golpea y mata a alguien mientras conduce ebrio, USTED, el camarero, será responsable. Y si no vives en un país con leyes estrictas sobre bebidas alcohólicas, aún tienes una responsabilidad moral hacia tus invitados y su seguridad.

Cortarle el pene puede ser lo mejor que puede hacer por él. Nadie quiere ser cortado, pero cuando se hace correctamente, salva la cara y la vida. Y, la mayoría de las veces, la persona a la que interrumpiste se disculpará por su comportamiento la próxima vez que entre en tu bar.

Dicho esto, aquí hay 4 formas discretas y profesionales de interrumpir a alguien en un bar.

Elija uno que funcione para usted y cámbielo para que se adapte a su estilo.

1. Usando la ley: "Lo siento señor, pero, por ley, estoy obligado a decirle que no puedo seguir sirviéndole. Para mí es evidente que estás visiblemente intoxicado y, por lo tanto, tengo que interrumpirte. Toma, toma esta botella de agua, ve a disfrutar el resto de la noche, pero no dejes que te pille tratando de pedir otra bebida o te pedirán que te vayas ".

2. Desviar la culpa hacia arriba: "Lo siento, pero mi jefe / gerente / propietario cree que ya ha tenido suficiente y me dijo que no le sirviera otra bebida. Aquí hay una botella de agua en la casa; no tiene que dejar de disfrutar de la velada, pero no podemos servirle otra bebida ".

3. Por su cuenta: "Escucha, creo que ya has bebido bastante. No iba a darte el último, pero lo hice porque pareces un buen chico / chica que solo quiere descansar y relajarse un poco. Pero no puedo servirle otro o perderé mi trabajo. Toma, toma una botella de agua y ve a disfrutar el resto de la noche con tus amigos, ¿pero no dejes que te atrape bebiendo a escondidas?

4. Hablar con franqueza: "Lo siento amigo, pero creo que estás en tu límite. Tenemos dos opciones desde aquí. Puedo darte una botella de agua y si prometes no escabullirte de bebidas o intentar pedir algo a otro barman, puedes quedarte y disfrutar el resto de la noche. O, si eliges discutir conmigo al respecto, se te pedirá que te vayas ".

Tenga en cuenta que ningún enfoque funciona siempre. Vas a encontrar algunas personas que simplemente no quieren que las separen, que no creen que estén borrachas o que estén demasiado borrachas para saber lo que les conviene. Si alguna vez hay algún problema para interrumpir a un cliente, haga que el propietario o el gerente se encarguen de ello; para eso están. Obtendrán mejores resultados y le liberarán tiempo para continuar brindando un servicio sobresaliente al resto de sus invitados.

Esperamos que esto le haya dado algo de conocimiento y confianza la próxima vez que tenga que interrumpir a alguien en el bar. Impedir que alguien beba no siempre es divertido, pero 9 de cada 10 veces, la persona te lo agradecerá más tarde (¿y el 1 de cada 10? Simplemente no puede recordar lo que pasó; de lo contrario, se disculparía profusamente. bueno, estamos seguros).

Si tiene una experiencia para compartir cortando a un usuario, compártala con nosotros en los comentarios a continuación. Si aprendió algo, comparta esta página y nuestro sitio para que otros bartenders también puedan aprender.


Los mejores y más divertidos chistes de papá

Giedrė Vaičiulaitytė
Miembro de la comunidad

Tratar de determinar qué hace que una broma de papá sea buena (o mala) no es tan fácil, pero hay algunos ingredientes que podemos nombrar. En primer lugar, el one-liner tiene que ser administrado por un padre (no necesariamente el tuyo), tiene que ser cursi y algo divertido, y sobre todo tiene que tener un juego de palabras trillado para convertirlo en el mejor chiste. siempre. Aunque no todo el mundo es un gran admirador de ese tipo de comedia de oro, hay una cierta cantidad de aprecio que cualquier persona puede tener por un juego de palabras divertido en el momento oportuno. Especialmente si es seguida por una estruendosa risa de la persona y la clásica pose de pistolas de dedos.

Ah, y si eres un aficionado a las bromas de papá como nosotros, te sorprenderá saber de dónde provienen estas bromas inapropiadas. Entonces, la primera teoría es porque tu amado padre simplemente siente nostalgia por esos momentos en que eras pequeño y te reías de casi cualquier cosa. El otro enfoque para estos chistes divertidos es mucho más anticipado: tu padre quiere avergonzarte tanto como pueda mientras pueda. Y eso es precisamente lo que están destinados a hacer estos chistes divertidos.

Desplácese hacia abajo para ver algunos de los mejores chistes divertidos de papá y no se olvide de comentar y votar por sus favoritos.


Down South: Cómo cocinar un mapache

"Big George" Drayton viene por su apodo honestamente. Es un pilar de piedra de un hombre. Lo recuerdo de pie a las puertas del hotel Cloister de Sea Island, construido por el hermano de mi bisabuelo en 1928, cuando apenas podía caminar, sonriendo y llamando a los huéspedes por su nombre. Drayton, de 67 años, ha trabajado en Sea Island durante 45 años. Creció en una granja familiar cerca de Hazlehurst, Georgia, algunos condados tierra adentro.

Mientras que algunos de los alimentos básicos del pollo frito, las galletas, las batatas y la okra del campo de Drayton se han disparado hasta encabezar los menús de las grandes ciudades, el mapache al horno, una vez un regalo de vacaciones para los Drayton y otras familias rurales, casi ha desaparecido de la mesa sureña.

"Crecí comiendo mapache y batatas", dice Drayton. "Una vez que le pones esas batatas, lo sancochas y lo horneas, déjame decirte que tienes una buena comida allí. Pero ninguno de los jóvenes sabe cómo hacer eso".

A pesar de lo que pueda pensar, el mapache sabe bastante bien cuando se limpia y se cocina correctamente. Igual que pollo o pavo de carne oscura, aunque es más grasoso y más tierno que cualquiera de los dos.

¿Dónde puedes encontrar un mapache para cocinar? Si vive en el campo, es posible que pueda comprarle uno a un amigo o vecino. En Georgia del Sur, lo sé, se dispara y se atrapa a muchos más de los que se cocinan, e imagino que la mayoría de la gente estaría más que feliz de ganar dinero con un cadáver que de otro modo se desperdiciaría.

Si puedes disparar, puedes conseguir uno tú mismo. En algunas partes del sur, la gente caza mapaches con perros. 'Coon hunters in South Georgia, though, are more likely to go out with a powerful flashlight and a little .22 rifle. Have a friend shine a light into a live oak tree on a cold night, when the raccoons will be out feeding,* and you might catch the glimmer of a set of eyes. Get your gun up, quickly"Raccoons don't like to look at you," says my cousin, an avid 'coon hunter, "But they'll look at your light for a second"and shoot between them. Then follow Big George's instructions.

*Many of us associate raccoons with rabies, and for good reason they have been known to carry the disease. Typically, though, rabid raccoons will not be feeding. And the cold weather this time of year kills many rabid animals anyway. Still, be on the lookout for any unusual behavior and, if you get a raccoon from someone else, make sure you know exactly where it comes from. As always, if it makes you uncomfortablefor safety reasons, not just because it's raccoondon't eat it.


Ask a Bartender: 16 Questions with Colin Bryson at Dutch Kills - Recipes

Celebration lunch in this rather hidden place was full of chef's surprises. Simply loved new combination of ingredients. pumpkin soup and mushroom? yes, they do fit together, with some hidden spices probably :-). Entry and main dishes combination included various fish and meat dishes are all members of the family were surprised by quality and little surprises. Service superb. Sweet desert..do spare some place for them as they are amazing. a really creative chef today.

24 - 28 de 259 críticas

It was my first time visiting gostilna Podfarovz but not last time. A small restaurant in a small town named Vipava, located near Vipava river spring. We visited this restaurant between the Restaurant week, autumn edition. Food was very tasty, prepared in a different home way by Chef Denis which was all the time there If we are having some questions about the food. On RW menu, for me, was the best pumpkin soup with cheese ravioli and pumpkin seeds. Very very tasty, yummy. Cheekbone and gravy was very tasty too. Staff was nice and helpful If we need them for any questions. The restaurant is closed in Mondays and Tuesday. Reservation in advance are necessary via phone. Enjoy like we did.

The two of us came here for lunch after reading good reviews, but the chef-owner and bartender were still able to surprise us with their food and passion.

Unlike fancy restaurants where expensive ingredients were used, the chef took simple raw materials to another level and whoa-ed both of us by his precision, balance in taste, and presentation, all the way from appetizer to dessert.

The bartender was also very knowledgeable and introduced us to a wonderful winery and amazing wine shops.

We both had a wonderful meal that lasted for nearly 3 hours before knowing it. ¡Muchos gracias!


The 12 Best Cocktail Bars In NYC

It's easy to forget the singular satisfaction of enjoying a well-made cocktail when "bottle of vodka" just sounds so much more efficient. But the art of mixology is flourishing here in the city that never chugs, and those who remain steadfast on the path to a beer gut are missing out! Here are some of our favorite spots for a classy tipple as always, blow up your own favorite spot in the comments.


(Gabi Porter)

THE DEAD RABBIT: When a bar earns awards like "World's Best Cocktail Menu," "World's Best Bar," or "Best North American Bar," it's natural to want to dismiss the hype. Luckily, the team behind The Dead Rabbit haven't let it get to their heads. Whether you just want a pint from the vibrant tap room, or some cocktail nirvana from the dense, graphic novel-style menu found in the second floor parlor, the Dead Rabbit can cater to your tastes. We're current obsessing over the "Slim Shady" (made with Powers Irish Whiskey and a peach-basil syrup) and can never leave the parlor without a downright incredible Irish Coffee. (Dan Dickinson)

Dead Rabbit is located at 30 Water Street between Broad Street and Coenties Slip in the Financial District (212-422-7906, deadrabbitnyc.com).


Clover Club on Facebook

CLOVER CLUB: For those lucky enough to call Cobble Hill home, Clover Club functions as the high-end neighborhood drinking hole, the slightly richer, fancier aunt to beer joint Bar Great Harry. Drinks here are serious business, with the menu boasting everything from fizzes to juleps to craft cocktails—there's the signature Clover Club ($12), made with gin, dry vermouth, lemon juice, raspberry syrup and egg whites the fierce Pyrenees ($12) made with aged apple brandy, Cognac, sherry, and coffee-infused dry vermouth and my personal favorite, the Gin Blossom ($12), made with gin, apricot eau de vie, bianco vermouth, and orange bitters. And you'll be pleased to learn that Clover Club also has one of our favorite fireplaces in town. (Rebecca Fishbein)

Clover Club is located at 210 Smith Street between Butler and Baltic Streets in Cobble Hill (718-855-7939, cloverclubny.com).


(Amy Finkel/Gothamist)

RAINES LAW ROOM: It's a good idea to make a reservation before hitting up this intimate Chelsea lounge, where customers may have to wait several hours for one of their cozy backroom booths. Raines Law Room fully embraces the speakeasy aesthetic from its windowless, living room-style interior down to a functioning doorbell guests have to ring upon arrival. A charming courtyard with outdoor seating adds a little breathing room to the snug space, while antique furniture, exposed brick walls, and a gold tin ceiling contribute to the bar's subdued swankiness.

A visit to Raines Law Room is more about the atmosphere than the alcohol, but strong, well-made drinks certainly won't detract from the experience. Raines recently opened an equally sexy second location in Midtown East with a secret entrance in the William Hotel to shield it from Grand Central runoff.

Raines Law Room has two locations: 48 West 17th Street between 5th and 6th Aves in Flatiron, and 2 East 39th Street inside the William Hotel. (raineslawroom.com).


Via Facebook

DEATH & COMPANY: Though it's hard to pick just one VERY BEST cocktail bar in this city, we're particularly partial to Death & Co, David Kaplan's seductive East Village spot that's so enchanting you'll swoon before even having a sip. The atmosphere is thick with mystery and the menu is almost too sprawling, but there's something for everyone—you can opt for whiskey-based cocktails, agave, brandy, juleps, gins, classics, punches and the like, with drinks running about $15.

You can't go wrong with anything here, but gin fans should consider starting with the Raspberry Diva, made with Dorothy Parker Gin, Dolin Blanc, Vermouth, Dolin Dry Vermouth, St-Germain, and Clear Creek Framboise Eau de Vie. Brown spirit aficionados should try the Hunt & Peck, comprised of Rittenhouse 100 Rye Whiskey, Sombra, Mezcal, Carpano Antica Formula, Amaro Averna, and Campari.

Death & Co is located at 433 East 6th Street between 1st Avenue and Avenue A in the East Village (212-388-0882, deathandcompany.com).


Via Yelp

PDT: It's cool to be jaded about the eight-year-old PDT, just as it's cool to be jaded about most popular things. But it's more fun, if you can stomach it, to simply enjoy it. IT'S OKAY to visit the cocktail bar accessible through the phone booth in the East Village hot dog joint! Just because the "speakeasy" trope is played out doesn't mean you can't have a delightful time at PDT. Rest assured that the cocktail menu, launched by the widely respected Jim Meehan and now overseen by head bartender Jeff Bell, is worth the wait, and the vibe is sophisticated but not pretentious. PDT's womblike space with its low, wooden wainscoting ceiling is one of the most pleasurable places to tie one on in NYC, and an ideal date spot once you finally get seated.

PDT (which stands for "Please Don't Tell" but nobody bosses me around) takes same-day reservations by phone for parties of two or more, starting at 3 p.m. diario. It's a small place, and they typically run out of seats in a half hour or less, so be quick on the trigger. If you fail on the reservation, PDT does accept walk-ins for parties of three or fewer, and if you show up when nothing's available, they are kind enough to take your cell phone number and call you when something opens up. (John Del Signore)

PDT is located at 113 St. Marks Place between 1st Avenue and Avenue A in the East Village (212-614-0386, pdtnyc.com).


Via Yelp

EMPLOYEES ONLY: One meticulously prepared cocktail at this elegant, convivial West Village lounge will make you wonder how you ever survived a singe Fireball shot. Employees Only once earned the title of World's Best Cocktail Bar, and with offerings like the Lazy Lover ($16), made with Leblon Cachaça & jalapeño-infused green chartreuse, and shaken with benedictine, lime juice & agave nectar and the transporting Mata Hari ($16), a straight-up martini made with Remy Martin 1738 Cognac and shaken with chai-infused Martini Rosso & pomegranate juice, it's easy to see why. Bonus points for the food menu which, while a tad overpriced, pairs all too well with the tasty drinks. (Rebecca Fishbein)

Employees Only is located at 510 Hudson Street between 10th and Christopher Streets in the West Village (212-242-3021, employeesonlynyc.com).


Via Yelp

PEGU CLUB: The Pegu Club's bartending philosophy is all about the little things: fresh squeezed juice, handmade syrups, soda from bottles instead of a tap. Its owners pride themselves on their commitment to the cocktail craft, emphasizing quality over flashiness with drinks that are strong enough to merit the double-digit price points. Which isn't to say their menu is stale—legendary mixologist Audrey Saunders offers fresh twists on old favorites with creations like the champagne mojito and the punny Earl Gray MarTEAni livening up a selection of classics for the comfort zone drinker.

Servers are also happy to whip up custom drinks based on customers' preferred sweetness-to-bitterness ratios. If the multiverse of possibilities contained in this exercise of free will is in any way overwhelming, stick with their signature Pegu Club Cocktail to start: a simple, refreshing blend of bitters, lime juice, orange curaçao, and London dry gin.

Situated well into NYU territory, the Houston Street lounge gets its name and design from the 19th century British Officers' Club in Burma, because who doesn't love a shot of colonialism with their G&T? Lounge chairs and East Asian-style window grilles along a warmly lit hallway create an atmosphere that's elegant yet comfortable, perfect for sipping deceptively tasty drinks until all those little things start to add up.

Pegu Club is located at 77 West Houston Street between Greene Street and the Bowery in SoHo (212-473-7348, peguclub.com).

BEMELMANS BAR AT THE CARLYLE: Housed in the Upper East Side's luxurious Carlyle Hotel, Bemelmans Bar is as much a sightseeing attraction as it is a bar. The entire space has been decorated from walls to lampshades with murals by illustrator Ludwig Bemelmans, famous for the whimsical depictions of Paris that made his Madeline childrens' book series a classic. As the story goes, Bemelmans exchanged art for accommodation back in 1947, adding a fanciful touch to the bar's otherwise unremarkably refined décor. Beneath Bemelmans' imaginative scenes of Central Park, a sumptuous Art Deco interior harkens back to exactly the kind of Old New York glamour you'd expect from an establishment that serves $235-an-ounce caviar with its booze.

You will drink well at Bemelmans Bar, and for that you will pay. A variety of creative signature cocktails will each cost you a little over $20, while oysters, ceviches, and tartars are a far cry from the mixed nuts of lesser haunts. Try the Red Velvet, which combines whiskey with lemon juice, spiced plum syrup, bee pollen, and egg whites for fluff.

Beware ye the $15 per person cover charge, which may absorb half your drink money before you even enter the room. If you were hoping to make yourself comfortable, prepare to shell out $25-30 for a table.

The Carlyle is located at 35 East 76th Street between Madison and Park Avenues on the Upper East Side (212-744-1600, rosewoodhotels.com).


Via Facebook

DUTCH KILLS: Any day now, Long Island City's throwback speakeasy Dutch Kills will emerge from its snackless cocoon a tastier butterfly with a full menu of what promises to be top notch bar food. Save for a few standard bar bites, food service at the old timey cocktail parlor has been on hiatus since late August as its owners plot their power collaboration with the M. Wells' team. Customers have plenty to be excited about until then, with a menu of cocktails (all $13) based on updated recipes from classic cocktail guides the likes of Henry Craddock's seminal Savoy Cocktail Book. The mixologists at Dutch Kills don't mess around, and those willing to spend a little extra for a great cocktail will get their money's worth down to the hand-cut ice. You can also opt for bartender's choice and let fate work its magic on the spirit of their choosing.

Happy hours held Sunday through Thursday from 5 to 7 p.m. offer a solid range of simple whiskey, rum, and vodka drinks for $8 and draw a diverse crowd. Dutch Kills owes its drink quality and unpretentious atmosphere in large part to the expertise of late co-owner Sasha Petraske, who passed away recently. He's left a fine legacy behind him.

Dutch Kills is located at 27-24 Jackson Avenue in Long Island City, Queens (718-383-2724, dutchkillsbar.com)


(via Yelp)

THE SUMMIT BAR: Squeezing into this lovely East Village cocktail bar can be challenging on a busy Friday or Saturday night, as people with good taste and cash to burn tend to pick this spot to hide out from the throngs of inebriated frat brothers that terrorize the streets outside. But once you're in, there are masterful drinks to imbibe, indeed. I'm a fan of Summit's classic cocktails—an $11 Sazerac here is the stuff of dreams, as is the $10 Old Fashioned and the $10 whiskey sour. But if it's schmancy signature cocktails you're after, you can't go wrong with The Guv'nor, a $12 winner made with house blended whiskey, toasted cinnamon infused agave, Japanese Yuzu juice and orange juice. The very strong John Lee Hooker, also $12, is another deathly treat, made with Peat Monster Scotch Mist, Kentucky bourbon, lemon juice, Summit orange and Sarsaparilla bitters, and Hop Stoopid beer.

Note that if you can't swing a $12 drink, Old Fashioneds, The Guv'nor, and a handful of other delectable cocktails are available for $6-$7 during happy hour, which runs from 5:30 to 7:30 p.m. on weekdays and from 4 p.m. to 7:30 p.m. on Saturdays and Sundays. (Rebecca Fishbein)

The Summit Bar is located at 133 Avenue C near East 9th Street in the East Village (347-465-7911, thesummitbar.net)


Via Yelp

THE UP & UP: The mantra at Greenwich Village's The Up & Up is "high-end, low-key" a welcome sentiment in a neighborhood where fratty establishments prevail. Its host building previously housed the historic Gaslight Cafe, where folk musicians of Dylan's ilk cursed the area with the artsy cred that would later prove its downfall. The unfussy interior pays homage to its former incarnation with floral William Morris wallpaper and framed Mad Men-era print ads fortunately, a bubbly playlist of '80s tunes keeps any potential coffeehouse shtick at bay.

Aside from a few thoughtfully prepared snacks, cocktails are the main event imaginative original potions have names reminiscent of grindhouse movies (Stone Crush, Powder Burn, God's Daisy Chain) and are equally as entertaining. If you're interested in sampling a wide variety of drinks, Up & Up serves half-sized cocktails preciously termed "halfies," which are perfectly legit so long as you don't call them shooters.

The Up & Up is located at 116 MacDougal Street in Greenwich Village (212-260-3000, upandupnyc.com).


Via Yelp

AMOR Y AMARGO: Finally, a safe space for people from all walks of life to embrace the deep-seated bitterness at the core of every human soul. Amor y Amargo is a "bitters tasting room" that specializes in bold, complex concoctions featuring the most polarizing players in the cocktail game. Customers choose from an extensive list of house specials, bespoke creations, and updated classics, all with the added heft of their more herbaceous cousins. Connoisseurs can cut to the chase with curated flights of three bitters varieties each, organized around a flavor profile the Fernet flight promises "menthol, earth and spice" for $16. Inexperienced drinkers need not be intimidated by the overall atmosphere of expertise and can ask to take it slow with the bitters before getting serious.


Ver el vídeo: Masterful Bartenders - Unintentional ASMR (Enero 2022).