Recetas tradicionales

Tasty Travel: una guía de la cultura del sudeste asiático a través de las especias

Tasty Travel: una guía de la cultura del sudeste asiático a través de las especias

Los chiles son una parte importante en gran parte de la cocina del sudeste asiático, pero no en todos. Foto cortesía de bethan.

Los alimentos del sudeste asiático son conocidos ante todo por su sabor picante. Las hierbas y especias se presentan al frente y al centro en platos de todo el subcontinente, pero incluso bajo este tema general, cada país y región tiene sus propias características únicas.

Como muchas áreas del sudeste asiático dependen del uso de ingredientes locales, se han desarrollado cocinas regionales distintivas según los tipos de productos disponibles en cada lugar. Las recetas a menudo se transmiten de generación en generación y, aunque el comercio ha abierto un mundo de productos, muchos chefs todavía disfrutan cocinar con instrumentos tradicionales como un mortero para mezclar estas especias asiáticas.

Pad Thai Kung, un plato tradicional tailandés. Foto cortesía de Terence Ong.

Tailandia

La cocina de Tailandia es muy fiel a la reputación de picante y picante; sin embargo, el calor y el aroma van más allá de prender fuego a las lenguas. Muchas de las hierbas y especias de los platos tailandeses se seleccionan no solo por su sabor, sino también por sus fines medicinales.

Por ejemplo, los chiles ("phrik" en tailandés), que son un alimento básico en la cocina como el arroz o los fideos, contienen el compuesto capsaicina. Por sí sola, la capsaicina se usa en cremas para tratar dolores musculares y articulares. En los chiles, este es el compuesto que les da su calor y también es bueno para el sistema respiratorio y puede ayudar a regular la presión arterial. Esto significa que cuanto más picante es el chile, más beneficios tiene. Hay cinco tipos principales de chiles que se utilizan en la cocina tailandesa, y su picante aumenta a medida que se hacen más pequeños.

Si bien los chiles a veces se pueden usar solos para agregar calor o como guarnición, a menudo se combinan con ajo, jengibre tailandés o limoncillo para formar una pasta de chile. Esto luego se usa como condimento para casi cualquier plato, incluidas varias sopas como el popular Tom Yam.

Si bien los chiles y las especias asiáticas pueden dominar muchas comidas, la cocina tailandesa tiene cuatro gustos esenciales: salado, ácido, dulce y (por supuesto) picante. Para completar los sabores, las limas kaffir, la canela, el clavo, la menta y la cúrcuma ayudan a agregar una profundidad palatable adicional a las comidas.

Sándwiche Bahn Mi con cerdo asado vietnamita. Foto cortesía de Jeff Kovacs.

Vietnam

Mientras que los sabores de Tailandia son conocidos por su calor, la cocina vietnamita es conocida por su frescura. Las hierbas crujientes son tan importantes que a menudo se sirven en su propio plato durante las comidas. Esto asegura que cada persona pueda darle sabor a su comida al contenido de su corazón, ya sea desde sopas hasta rollitos de primavera, sándwiches y fideos. Cuando los inmigrantes vietnamitas comenzaron a establecerse en Estados Unidos, a menudo sus parientes les enviaban semillas de hierbas por correo para que pudieran cultivar sus propias plantas y comer hierbas recién recolectadas en su comida.

Si estos preciosos sabores se cocinaran en un plato, ya que normalmente se dejan sin cocinar, a menudo se agregarían justo antes de retirar la comida de una fuente de calor, para que el sabor fresco y crujiente no se fríe.

La menta, la albahaca, el eneldo y el cilantro son adiciones comunes en todo el país, pero cada región alberga sus propias especialidades. En Vietnam del Norte, todos los platos de pescado se preparan con eneldo, mientras que en el centro de Vietnam la carne de res siempre se cocina con chile y hierba de limón. Mientras tanto, los vietnamitas del sur prefieren usar hierbabuena con su pescado, agua de coco en guisos y cilantro y hierbas de arroz en sopas. La cocina vietnamita tiene influencia no solo de lo que está disponible en la región, sino también de su pasado. Como colonia anterior de Francia, los sabores franceses también se han abierto paso en la cocina y los quesos franceses y las baguettes se utilizan en los populares sándwiches bahn mi.

Sate Ponorogo, un plato tradicional de Indonesia. Foto cortesía de Gunawan Kartapranata.

Indonesia

Probablemente la fuente original de la naturaleza picante del sudeste asiático, las islas Maluku de Indonesia en realidad han sido apodadas las "Islas de las Especias". Han desempeñado un papel clave como socio comercial de India, China, Holanda y España, introduciendo alimentos básicos internacionales como la nuez moscada y el clavo de olor en el resto del mundo. El comercio frecuente significó que estas islas también recibieron muchas especias importadas, lo que llevó a que la cocina indonesia se convirtiera en un crisol internacional. Con esto, hay palabras separadas en indonesio para especia ("rempah") y una mezcla de especias ("bumbu"). Hoy en día, una de las mezclas más conocidas es sambal, una salsa picante compuesta de pasta de pescado, ajo, jengibre, chalotes, jugo de lima y vinagre. Fue creado por primera vez en el siglo XVI cuando se estableció el comercio entre España e Indonesia.

Los interminables (y deliciosos) platos nacionales de arroz y fideos rara vez están completos sin hojas de plátano, albahaca, ají, cúrcuma, raíz de galanga (una hierba similar al jengibre), nuez de palma o cilantro. La mayoría de las veces, contendrán una mezcla completa de estos sabores.

Pescado tradicional camboyano loco. Foto cortesía de SodanieChea.

Camboya

Si los chiles picantes no son lo tuyo, no tienes que descartar el sudeste asiático como un destino de sabor. La cocina jemer de Camboya es uno de los tipos de cocina más antiguos, tan antigua que deja atrás el uso de chiles picantes. En lugar de calor, platos como el pescado enloquecido e incluso el curry jemer utilizan ingredientes frescos y sabores más sutiles de varios kroeungs. Se trata de pastas tradicionales de hierbas jemer elaboradas a partir de combinaciones de limoncillo, limas kaffir, galanga, cúrcuma, ajo y chalotes.

La publicación Tasty Travel: Una guía para la cultura del sudeste asiático a través de las especias apareció por primera vez en Epicure & Culture.


La guía esencial de la comida callejera de Camboya

Camboya, un país pequeño con una gran historia, es conocido por su impresionante arquitectura histórica y su gente excepcionalmente amable. Ubicado entre Tailandia, Laos y Vietnam, alberga miles de años de tradición y, recientemente, una creciente industria turística. Ya sea el ajetreo y el bullicio de la capital, Phnom Penh, lo que más te guste, o los templos etéreos de Siem Reap, ¡hay mucho que ver, hacer y comer en este extraordinario país!

Del ambiente vibrante y acogedor de Camboya surge una cultura de comida callejera en rápido crecimiento que atrae tanto a lugareños como a turistas. Si bien la cocina nacional de Camboya a menudo se ha comparado con sus vecinos del sudeste asiático, su cultura de comida callejera es una experiencia rica y vibrante de comidas y sabores únicos en sí misma.

En primer lugar, ¡el té! Si es la primera vez que visita el sudeste asiático, le retamos a que pruebe el té de Camboya y no se enamore instantáneamente. Ya sea que se trate de un puesto de comida en la acera, un restaurante local o un carrito al costado de la carretera, no encontrará ni un solo sorbo de té mediocre en Camboya. Además de ser increíblemente delicioso, el té está profundamente arraigado en la cultura camboyana y muchas ceremonias incluyen un ritual para beber té. La variedad más común es el té de jazmín, que será mejor que cualquier otro té. Los competidores cercanos incluyen el té de hierba de limón y el té verde. Debido al calor característico de Camboya, muchos tés se preparan calientes y luego se vierten sobre hielo para ayudarlo a refrescarse.

Brochetas de carne

La barbacoa callejera, un popular reconstituyente de última hora de la tarde para estudiantes y comensales, es la comida callejera más popular de Camboya y viene en dos variedades claramente deliciosas. La primera es una receta de cerdo dulce rojo y pegajoso. Generalmente, los cocineros callejeros marinan la carne de cerdo en una mezcla de azúcar de palma, soja, ajo, sal y pimienta y asan los trozos sobre brasas o braseros. A menudo se sirven en grupos de cuatro junto con una ensalada ligeramente en escabeche. La otra opcion es sach ko ang, marinado en limoncillo, galanga, cúrcuma, lima kaffir, ajo y, a veces, una salsa de pescado antes de asarlo a la parrilla y colocarlo encima de una baguette crujiente con mantequilla. Ambos tipos de brochetas generalmente se venden por alrededor de R1000 cada uno (.25) y 4 por R4000 ($ 1.00). ¡Definitivamente una ganga, en lo que a nosotros respecta!

Num Pang Paté

Similar a su primo vietnamita el banh mi, los num pang paté es un legado de la historia de Camboya como antigua colonia francesa. Sin embargo, la versión camboyana es una estrella por derecho propio con su fusión característica de baguettes crujientes, mayonesa y paté con carnes, chiles y verduras en escabeche condimentadas localmente. Se dice que los más sabrosos de estos deliciosos sándwiches se encuentran en la capital, Phnom Penh, pero puedes encontrar estas pequeñas bellezas en cualquier número de iteraciones locales en todo el país. Aún no hemos encontrado uno malo.

Un favorito nocturno de turistas y lugareños en el histórico Siem Reap, mi carbonizarse es un plato de fideos fritos característico que a menudo se vende en carritos de comida móviles. La versión más popular está hecha de un paquete de fideos instantáneos con sabor a pollo fritos con una variedad de vegetales locales, especias y, por supuesto, los fideos instantáneos y el paquete de sabor propio. A menudo, el plato se cubre con un huevo frito y se rocía con salsa de chile por solo R4000, ¡o solo $ 1.00!

Num Kachay y otros bocadillos rápidos

Si no eres fanático de la carne o simplemente quieres tomar algo para llevar, la deliciosa y sorprendentemente abundante num kachay, o las tortas de cebollino camboyano, sin duda deberían abrirle el apetito. Hechos de arroz glutinoso y rellenos de cebollino y espinacas, estos pequeños bocados se fríen en una sartén gigante y se sirven bien calientes al final de la tarde. Si eres realmente aventurero, prueba el favorito local. pong tae koun (huevos de pato bebé) hervidos con una mezcla de sal, pimienta, limas y tal vez algunos chiles rojos finamente cortados y hierbas frescas que debes doblar a través de un agujero en la parte superior del huevo. Elija los más oscuros si está en movimiento, y los blancos si desea mezclar las especias usted mismo.

Finalmente, antes de ir, ¡deléitese con unos insectos fritos dulces y picantes! En Camboya, como en muchos países del sudeste asiático, existe una fuerte tradición cultural en torno al consumo de insectos, como cucarachas, langostas, saltamontes, grillos, gusanos de seda e incluso tarántulas. Criado con dietas especiales y luego cubierto con una mezcla de sal, azúcar, especias o chiles, ¡te sorprenderá lo sabrosos que pueden ser estos pequeños cabrones!

Una vez que haya satisfecho sus antojos de comida callejera y haya retrocedido unos segundos, esperamos que se tome un tiempo para sumergirse en la hermosa cultura de Camboya y su larga y rica historia. Hay miles de sitios para ver (¡el amanecer sobre Angkor Wat es una necesidad absoluta!), Esperamos que disfrute de su tiempo en este impresionante país.


La guía esencial de la comida callejera camboyana

Camboya, un país pequeño con una gran historia, es conocido por su impresionante arquitectura histórica y su gente excepcionalmente amable. Ubicado entre Tailandia, Laos y Vietnam, alberga miles de años de tradición y, recientemente, una creciente industria turística. Ya sea el ajetreo y el bullicio de la capital, Phnom Penh, lo que más te guste, o los templos etéreos de Siem Reap, ¡hay mucho que ver, hacer y comer en este extraordinario país!

Del ambiente vibrante y acogedor de Camboya surge una cultura de comida callejera en rápido crecimiento que atrae tanto a lugareños como a turistas. Si bien la cocina nacional de Camboya a menudo se ha comparado con sus vecinos del sudeste asiático, su cultura de comida callejera es una experiencia rica y vibrante de comidas y sabores únicos en sí misma.

En primer lugar, ¡el té! Si es la primera vez que visita el sudeste asiático, le retamos a que pruebe el té de Camboya y no se enamore instantáneamente. Ya sea que se trate de un puesto de comida en la acera, un restaurante local o un carrito al costado de la carretera, no encontrará ni un solo sorbo de té mediocre en Camboya. Además de ser increíblemente delicioso, el té está profundamente arraigado en la cultura camboyana y muchas ceremonias incluyen un ritual para beber té. La variedad más común es el té de jazmín, que será mejor que cualquier otro té. Los competidores cercanos incluyen el té de hierba de limón y el té verde. Debido al calor característico de Camboya, muchos tés se preparan calientes y luego se vierten sobre hielo para ayudarlo a refrescarse.

Brochetas de carne

La barbacoa callejera, un popular reconstituyente de última hora de la tarde para estudiantes y comensales, es la comida callejera más popular de Camboya y viene en dos variedades claramente deliciosas. La primera es una receta de cerdo dulce rojo y pegajoso. Generalmente, los cocineros callejeros marinan el cerdo en una mezcla de azúcar de palma, soja, ajo, sal y pimienta y asan los trozos sobre brasas o braseros. A menudo se sirven en grupos de cuatro junto con una ensalada ligeramente en escabeche. La otra opcion es sach ko ang, marinado en limoncillo, galanga, cúrcuma, lima kaffir, ajo y, a veces, una salsa de pescado antes de asarlo a la parrilla y colocarlo encima de una baguette crujiente con mantequilla. Ambos tipos de brochetas generalmente se venden por alrededor de R1000 cada uno (.25) y 4 por R4000 ($ 1.00). ¡Definitivamente una ganga, en lo que a nosotros respecta!

Num Pang Paté

Similar a su primo vietnamita el banh mi, los num pang paté es un legado de la historia de Camboya como antigua colonia francesa. Sin embargo, la versión camboyana es una estrella por derecho propio con su fusión característica de baguettes crujientes, mayonesa y paté con carnes, chiles y verduras en escabeche condimentadas localmente. Se dice que los más sabrosos de estos deliciosos sándwiches se encuentran en la capital, Phnom Penh, pero puedes encontrar estas pequeñas bellezas en cualquier número de iteraciones locales en todo el país. Aún no hemos encontrado uno malo.

Un favorito nocturno de turistas y lugareños en el histórico Siem Reap, mi carbonizarse es un plato de fideos fritos característico que a menudo se vende en carritos de comida móviles. La versión más popular está hecha de un paquete de fideos instantáneos con sabor a pollo fritos con una variedad de vegetales locales, especias y, por supuesto, los fideos instantáneos y el paquete de sabor propio. A menudo, el plato se cubre con un huevo frito y se rocía con salsa de chile por solo R4000, ¡o solo $ 1.00!

Num Kachay y otros bocadillos rápidos

Si no eres fanático de la carne o simplemente quieres tomar algo para llevar, la deliciosa y sorprendentemente abundante num kachay, o las tortas de cebollino camboyano, sin duda deberían abrirle el apetito. Estos pequeños bocados, hechos con arroz glutinoso y rellenos de cebollino y espinaca, se fríen en una sartén gigante y se sirven bien calientes al final de la tarde. Si eres realmente aventurero, prueba el favorito local. pong tae koun (huevos de pato bebé) hervidos con una mezcla de sal, pimienta, limas y tal vez algunos chiles rojos finamente cortados y hierbas frescas que debes doblar a través de un agujero en la parte superior del huevo. Elija los más oscuros si está en movimiento, y los blancos si desea mezclar las especias usted mismo.

Finalmente, antes de ir, ¡deléitese con unos insectos fritos dulces y picantes! En Camboya, como en muchos países del sudeste asiático, existe una fuerte tradición cultural en torno al consumo de insectos, como cucarachas, langostas, saltamontes, grillos, gusanos de seda e incluso tarántulas. Criado con dietas especiales y luego cubierto con una mezcla de sal, azúcar, especias o chiles, ¡te sorprenderás de lo sabrosos que pueden ser estos pequeños cabrones!

Una vez que haya satisfecho sus antojos de comida callejera y haya retrocedido unos segundos, esperamos que se tome un tiempo para sumergirse en la hermosa cultura de Camboya y su larga y rica historia. Hay miles de sitios para ver (¡el amanecer sobre Angkor Wat es una necesidad absoluta!), Esperamos que disfrute de su tiempo en este impresionante país.


La guía esencial de la comida callejera camboyana

Camboya, un país pequeño con una gran historia, es conocido por su impresionante arquitectura histórica y su gente excepcionalmente amable. Ubicado entre Tailandia, Laos y Vietnam, alberga miles de años de tradición y, recientemente, una creciente industria turística. Ya sea el ajetreo y el bullicio de la capital, Phnom Penh, lo que más te guste, o los templos etéreos de Siem Reap, ¡hay mucho que ver, hacer y comer en este extraordinario país!

Emergiendo del ambiente vibrante y acogedor de Camboya, se encuentra una cultura de comida callejera en rápido crecimiento que atrae tanto a lugareños como a turistas. Si bien la cocina nacional de Camboya a menudo se ha comparado con sus vecinos del sudeste asiático, su cultura de comida callejera es una experiencia rica y vibrante de comidas y sabores únicos en sí misma.

En primer lugar, ¡el té! Si es la primera vez que visita el sudeste asiático, le retamos a que pruebe el té de Camboya y no se enamore instantáneamente. Ya sea que se trate de un puesto de comida en la acera, un restaurante local o un carrito al costado de la carretera, no encontrará ni un solo sorbo de té mediocre en Camboya. Además de ser increíblemente delicioso, el té está profundamente arraigado en la cultura camboyana y muchas ceremonias incluyen un ritual para beber té. La variedad más común es el té de jazmín, que será mejor que cualquier otro té. Los competidores cercanos incluyen el té de hierba de limón y el té verde. Debido al calor característico de Camboya, muchos tés se preparan calientes y luego se vierten sobre hielo para ayudarlo a refrescarse.

Brochetas de carne

La barbacoa callejera, un popular reconstituyente de última hora de la tarde para estudiantes y comensales, es la comida callejera más popular de Camboya y viene en dos variedades claramente deliciosas. La primera es una receta de cerdo dulce rojo y pegajoso. Generalmente, los cocineros callejeros marinan el cerdo en una mezcla de azúcar de palma, soja, ajo, sal y pimienta y asan los trozos sobre brasas o braseros. A menudo se sirven en grupos de cuatro junto con una ensalada ligeramente en escabeche. La otra opcion es sach ko ang, marinado en limoncillo, galanga, cúrcuma, lima kaffir, ajo y, a veces, una salsa de pescado antes de asarlo a la parrilla y colocarlo encima de una baguette crujiente con mantequilla. Ambos tipos de brochetas generalmente se venden por alrededor de R1000 cada uno (.25) y 4 por R4000 ($ 1.00). ¡Definitivamente una ganga, en lo que a nosotros respecta!

Num Pang Paté

Similar a su primo vietnamita el banh mi, los num pang paté es un legado de la historia de Camboya como antigua colonia francesa. Sin embargo, la versión camboyana es una estrella por derecho propio con su fusión característica de baguettes crujientes, mayonesa y paté con carnes, chiles y verduras en escabeche condimentadas localmente. Se dice que los más sabrosos de estos deliciosos sándwiches se encuentran en la capital, Phnom Penh, pero puedes encontrar estas pequeñas bellezas en cualquier número de iteraciones locales en todo el país. Aún no hemos encontrado uno malo.

Un favorito nocturno de turistas y lugareños en el histórico Siem Reap, mi carbonizarse es un plato de fideos fritos característico que a menudo se vende en carritos de comida móviles. La versión más popular está hecha de un paquete de fideos instantáneos con sabor a pollo fritos con una variedad de vegetales locales, especias y, por supuesto, los fideos instantáneos y el paquete de sabor propio. A menudo, el plato se cubre con un huevo frito y se rocía con salsa de chile por solo R4000, ¡o solo $ 1.00!

Num Kachay y otros bocadillos rápidos

Si no eres fanático de la carne o simplemente quieres tomar algo para llevar, la deliciosa y sorprendentemente abundante num kachay, o las tortas de cebollino camboyano, sin duda deberían abrirle el apetito. Estos pequeños bocados, hechos con arroz glutinoso y rellenos de cebollino y espinaca, se fríen en una sartén gigante y se sirven bien calientes al final de la tarde. Si eres realmente aventurero, prueba el favorito local. pong tae koun (huevos de pato bebé) hervidos con una mezcla de sal, pimienta, limas y tal vez algunos chiles rojos finamente cortados y hierbas frescas que debes doblar a través de un agujero en la parte superior del huevo. Elija los más oscuros si está en movimiento, y los blancos si desea mezclar las especias usted mismo.

Finalmente, antes de ir, ¡deléitese con unos insectos fritos dulces y picantes! En Camboya, como en muchos países del sudeste asiático, existe una fuerte tradición cultural en torno al consumo de insectos, como cucarachas, langostas, saltamontes, grillos, gusanos de seda e incluso tarántulas. Criado con dietas especiales y luego cubierto con una mezcla de sal, azúcar, especias o chiles, ¡te sorprenderá lo sabrosos que pueden ser estos pequeños cabrones!

Una vez que haya satisfecho sus antojos de comida callejera y haya retrocedido unos segundos, esperamos que se tome un tiempo para sumergirse en la hermosa cultura de Camboya y su larga y rica historia. Hay miles de sitios para ver (¡el amanecer sobre Angkor Wat es una necesidad absoluta!), Esperamos que disfrute de su tiempo en este impresionante país.


La guía esencial de la comida callejera camboyana

Camboya, un país pequeño con una gran historia, es conocido por su impresionante arquitectura histórica y su gente excepcionalmente amable. Ubicado entre Tailandia, Laos y Vietnam, alberga miles de años de tradición y, recientemente, una creciente industria turística. Ya sea el ajetreo y el bullicio de la capital, Phnom Penh, lo que más te guste, o los templos etéreos de Siem Reap, ¡hay mucho que ver, hacer y comer en este extraordinario país!

Emergiendo del ambiente vibrante y acogedor de Camboya, se encuentra una cultura de comida callejera en rápido crecimiento que atrae tanto a lugareños como a turistas. Si bien la cocina nacional de Camboya a menudo se ha comparado con sus vecinos del sudeste asiático, su cultura de comida callejera es una experiencia rica y vibrante de comidas y sabores únicos en sí misma.

En primer lugar, ¡el té! Si es la primera vez que visita el sudeste asiático, le retamos a que pruebe el té de Camboya y no se enamore instantáneamente. Ya sea que se trate de un puesto de comida en la acera, un restaurante local o un carrito al costado de la carretera, no encontrará ni un solo sorbo de té mediocre en Camboya. Además de ser increíblemente delicioso, el té está profundamente arraigado en la cultura camboyana y muchas ceremonias incluyen un ritual para beber té. La variedad más común es el té de jazmín, que será mejor que cualquier otro té. Los competidores cercanos incluyen el té de hierba de limón y el té verde. Debido al calor característico de Camboya, muchos tés se preparan calientes y luego se vierten sobre hielo para ayudarlo a refrescarse.

Brochetas de carne

La barbacoa callejera, un popular reconstituyente de última hora de la tarde para estudiantes y comensales, es la comida callejera más popular de Camboya y viene en dos variedades claramente deliciosas. La primera es una receta de cerdo dulce rojo y pegajoso. Generalmente, los cocineros callejeros marinan el cerdo en una mezcla de azúcar de palma, soja, ajo, sal y pimienta y asan los trozos sobre brasas o braseros. A menudo se sirven en grupos de cuatro junto con una ensalada ligeramente en escabeche. La otra opcion es sach ko ang, marinado en limoncillo, galanga, cúrcuma, lima kaffir, ajo y, a veces, una salsa de pescado antes de asarlo a la parrilla y colocarlo encima de una baguette crujiente con mantequilla. Ambos tipos de brochetas generalmente se venden por alrededor de R1000 cada uno (.25) y 4 por R4000 ($ 1.00). ¡Definitivamente una ganga, en lo que a nosotros respecta!

Num Pang Paté

Similar a su primo vietnamita el banh mi, los num pang paté es un legado de la historia de Camboya como antigua colonia francesa. Sin embargo, la versión camboyana es una estrella por derecho propio con su fusión característica de baguettes crujientes, mayonesa y paté con carnes, chiles y verduras en escabeche condimentadas localmente. Se dice que los más sabrosos de estos deliciosos sándwiches se encuentran en la capital, Phnom Penh, pero puedes encontrar estas pequeñas bellezas en cualquier número de iteraciones locales en todo el país. Aún no hemos encontrado uno malo.

Un favorito nocturno de turistas y lugareños en el histórico Siem Reap, mi carbonizarse es un plato de fideos fritos característico que a menudo se vende en carritos de comida móviles. La versión más popular está hecha de un paquete de fideos instantáneos con sabor a pollo fritos con una variedad de vegetales locales, especias y, por supuesto, los fideos instantáneos y el paquete de sabor propio. A menudo, el plato se cubre con un huevo frito y se rocía con salsa de chile por solo R4000, ¡o solo $ 1.00!

Num Kachay y otros bocadillos rápidos

Si no eres fanático de la carne o simplemente quieres tomar algo para llevar, la deliciosa y sorprendentemente abundante num kachay, o las tortas de cebollino camboyano, sin duda deberían abrirle el apetito. Estos pequeños bocados, hechos con arroz glutinoso y rellenos de cebollino y espinaca, se fríen en una sartén gigante y se sirven bien calientes al final de la tarde. Si eres realmente aventurero, prueba el favorito local. pong tae koun (huevos de pato bebé) hervidos con una mezcla de sal, pimienta, limas y tal vez algunos chiles rojos finamente cortados y hierbas frescas que debes doblar a través de un agujero en la parte superior del huevo. Elija los más oscuros si está en movimiento, y los blancos si desea mezclar las especias usted mismo.

Finalmente, antes de ir, ¡deléitese con unos insectos fritos dulces y picantes! En Camboya, como en muchos países del sudeste asiático, existe una fuerte tradición cultural en torno al consumo de insectos, como cucarachas, langostas, saltamontes, grillos, gusanos de seda e incluso tarántulas. Criado con dietas especiales y luego cubierto con una mezcla de sal, azúcar, especias o chiles, ¡te sorprenderá lo sabrosos que pueden ser estos pequeños cabrones!

Una vez que haya satisfecho sus antojos de comida callejera y haya retrocedido unos segundos, esperamos que se tome un tiempo para sumergirse en la hermosa cultura de Camboya y su larga y rica historia. Hay miles de sitios para ver (¡el amanecer sobre Angkor Wat es una necesidad absoluta!), Esperamos que disfrute de su tiempo en este impresionante país.


La guía esencial de la comida callejera camboyana

Camboya, un país pequeño con una gran historia, es conocido por su impresionante arquitectura histórica y su gente excepcionalmente amable. Ubicado entre Tailandia, Laos y Vietnam, alberga miles de años de tradición y, recientemente, una creciente industria turística. Ya sea el ajetreo y el bullicio de la capital, Phnom Penh, lo que más te guste, o los templos etéreos de Siem Reap, ¡hay mucho que ver, hacer y comer en este extraordinario país!

Emergiendo del ambiente vibrante y acogedor de Camboya, se encuentra una cultura de comida callejera en rápido crecimiento que atrae tanto a lugareños como a turistas. Si bien la cocina nacional de Camboya a menudo se ha comparado con sus vecinos del sudeste asiático, su cultura de comida callejera es una experiencia rica y vibrante de comidas y sabores únicos en sí misma.

En primer lugar, ¡el té! Si es la primera vez que visita el sudeste asiático, le retamos a que pruebe el té de Camboya y no se enamore instantáneamente. Ya sea que se trate de un puesto de comida en la acera, un restaurante local o un carrito al costado de la carretera, no encontrará un solo sorbo de té mediocre en Camboya. Además de ser increíblemente delicioso, el té está profundamente arraigado en la cultura camboyana y muchas ceremonias incluyen un ritual para beber té. La variedad más común es el té de jazmín, que será mejor que cualquier otro té. Los competidores cercanos incluyen el té de hierba de limón y el té verde. Debido al calor característico de Camboya, muchos tés se preparan calientes y luego se vierten sobre hielo para ayudarlo a refrescarse.

Brochetas de carne

La barbacoa callejera, un popular reconstituyente de última hora de la tarde para estudiantes y comensales, es la comida callejera más popular de Camboya y viene en dos variedades claramente deliciosas. La primera es una receta de cerdo dulce rojo y pegajoso. Generalmente, los cocineros callejeros marinan el cerdo en una mezcla de azúcar de palma, soja, ajo, sal y pimienta y asan los trozos sobre brasas o braseros. A menudo se sirven en grupos de cuatro junto con una ensalada ligeramente en escabeche. La otra opcion es sach ko ang, marinado en limoncillo, galanga, cúrcuma, lima kaffir, ajo y, a veces, una salsa de pescado antes de asarlo a la parrilla y colocarlo encima de una baguette crujiente con mantequilla. Ambos tipos de brochetas generalmente se venden por alrededor de R1000 cada uno (.25) y 4 por R4000 ($ 1.00). ¡Definitivamente una ganga, en lo que a nosotros respecta!

Num Pang Paté

Similar a su primo vietnamita el banh mi, los num pang paté es un legado de la historia de Camboya como antigua colonia francesa. Sin embargo, la versión camboyana es una estrella por derecho propio con su fusión característica de baguettes crujientes, mayonesa y paté con carnes, chiles y verduras en escabeche condimentadas localmente. Se dice que los más sabrosos de estos deliciosos sándwiches se encuentran en la capital, Phnom Penh, pero puedes encontrar estas pequeñas bellezas en cualquier número de iteraciones locales en todo el país. Aún no hemos encontrado uno malo.

Un favorito nocturno de turistas y lugareños en el histórico Siem Reap, mi carbonizarse es un plato de fideos fritos característico que a menudo se vende en carritos de comida móviles. La versión más popular está hecha de un paquete de fideos instantáneos con sabor a pollo fritos con una variedad de vegetales locales, especias y, por supuesto, los fideos instantáneos y el paquete de sabor propio. A menudo, el plato se cubre con un huevo frito y se rocía con salsa de chile por solo R4000, ¡o solo $ 1.00!

Num Kachay y otros bocadillos rápidos

Si no eres fanático de la carne o simplemente quieres tomar algo para llevar, la deliciosa y sorprendentemente abundante num kachay, o las tortas de cebollino camboyano, sin duda deberían abrirle el apetito. Hechos de arroz glutinoso y rellenos de cebollino y espinacas, estos pequeños bocados se fríen en una sartén gigante y se sirven bien calientes al final de la tarde. Si eres realmente aventurero, prueba el favorito local. pong tae koun (huevos de pato bebé) hervidos con una mezcla de sal, pimienta, limas y tal vez algunos chiles rojos finamente cortados y hierbas frescas que debes doblar a través de un agujero en la parte superior del huevo. Elija los más oscuros si está en movimiento, y los blancos si desea mezclar las especias usted mismo.

Finalmente, antes de ir, ¡deléitese con unos insectos fritos dulces y picantes! En Camboya, como en muchos países del sudeste asiático, existe una fuerte tradición cultural en torno al consumo de insectos, como cucarachas, langostas, saltamontes, grillos, gusanos de seda e incluso tarántulas. Criado con dietas especiales y luego cubierto con una mezcla de sal, azúcar, especias o chiles, ¡te sorprenderá lo sabrosos que pueden ser estos pequeños cabrones!

Una vez que haya satisfecho sus antojos de comida callejera y haya retrocedido unos segundos, esperamos que se tome un tiempo para sumergirse en la hermosa cultura de Camboya y su larga y rica historia. Hay miles de sitios para ver (¡el amanecer sobre Angkor Wat es una necesidad absoluta!), Esperamos que disfrute de su tiempo en este impresionante país.


La guía esencial de la comida callejera de Camboya

Camboya, un país pequeño con una gran historia, es conocido por su impresionante arquitectura histórica y su gente excepcionalmente amable. Ubicado entre Tailandia, Laos y Vietnam, alberga miles de años de tradición y, recientemente, una creciente industria turística. Ya sea el ajetreo y el bullicio de la capital, Phnom Penh, lo que más te guste, o los templos etéreos de Siem Reap, ¡hay mucho que ver, hacer y comer en este extraordinario país!

Emergiendo del ambiente vibrante y acogedor de Camboya, se encuentra una cultura de comida callejera en rápido crecimiento que atrae tanto a lugareños como a turistas. Si bien la cocina nacional de Camboya a menudo se ha comparado con sus vecinos del sudeste asiático, su cultura de comida callejera es una experiencia rica y vibrante de comidas y sabores únicos en sí misma.

En primer lugar, ¡el té! Si es la primera vez que visita el sudeste asiático, le retamos a que pruebe el té de Camboya y no se enamore instantáneamente. Whether it’s a curbside food stand, local eatery, or a cart on the side of the road, you will not find a single sip of mediocre tea in Cambodia. Aside from being insanely delicious, tea is deeply engrained into Cambodian culture, and many ceremonies include a tea drinking ritual. The most common variety is Jasmine tea, which will be better than just about any other tea ever. Close competitors include lemongrass tea and green tea. Due to the characteristic Cambodian heat, many teas are brewed hot and then poured over ice to help cool you down.

Meat Skewers

A popular late-afternoon restorative of students and snackers alike, street barbecue is Cambodia’s most popular street food and comes in two distinctly delicious varieties. The first is a red, sticky sweet pork recipe. Generally, street cooks marinate the pork in a mixture of palm sugar, soy, garlic, salt, and pepper and grill the pieces over hot coals or braziers. They are often served in groups of four along with a slightly pickled salad. The other option is sach ko ang, marinated in lemongrass, galangal, turmeric, kaffir lime, garlic and sometimes a fish sauce before it is grilled and placed atop a crispy buttered baguette. Both types of skewers usually sell for about R1000 each (.25), and 4 for R4000 ($1.00). Definitely a steal, as far as we’re concerned!

Num Pang Paté

Similar to its Vietnamese cousin the banh mi, los num pang paté is a legacy of Cambodia’s history as a former French colony. However, the Cambodian version is a star in its own right with its signature fusion of crispy baguettes, mayonnaise, and paté with locally seasoned meats, chilies, and pickled vegetables. The tastiest of these yummy sandwiches are said to be found in the capital, Phnom Penh, but you can find these little beauties in any number of local iterations throughout the country. We haven’t found a bad one yet.

An evening favorite of tourists and locals alike in the historical Siem Reap, mi carbonizarse is a signature fried noodle dish often sold from mobile food carts. The most popular version is made from a pack of chicken-flavored instant noodles fried with a variety of local vegetables, spices, and of course, the instant noodles’ own flavor packet. Often, the dish is topped with a fried egg and doused in chili sauce for a mere R4000, or just $1.00!

Num Kachay and Other Quick Snacks

If you’re not a fan of meat or simply want to grab something on the go, the delicious and surprisingly filling num kachay, or Cambodian chive cakes, should certainly whet your appetite. Made from glutinous rice and filled with chives and spinach, these little morsels are fried in a giant pan and served piping hot in the late afternoon. If your really adventurous, try local favorite pong tae koun (baby duck eggs) boiled with a mixture of salt, pepper, limes, and maybe some finely sliced red chillies and fresh herbs that you to fold in through a hole at the top of the egg. Go for the darker ones if you’re on the go, and the white ones if you want to mix in the spices yourself.

Finally, before you go, treat yourself to some sweet and spicy deep fried insects! In Cambodia, as in many Southeast Asian countries, there is a strong cultural tradition surrounding the consumption of insects, including cockroaches, locusts, grasshoppers, crickets, silk worms, and even tarantulas. Raised on special diets and then covered in a mixture of salt, sugar, spices, or chilis, you’ll be surprised at how tasty these little buggers can be!

Once you’ve satisfied your street food cravings and gone back for seconds, we hope that you’ll take some time to immerse yourself Cambodia’s beautiful culture and long, rich history. There are thousands of sites to see (the sunrise over Angkor Wat is an absolute must!), we hope you enjoy your time in this stunning country.


The Essential Guide to Cambodian Street Food

A small country with a big history, Cambodia is known for its stunning historical architecture and exceptionally friendly people. Nestled between Thailand, Laos, and Vietnam, it is home to thousands of years of tradition and, recently, a growing tourism industry. Whether its the hustle and bustle of the capital, Phnom Penh, that strikes your fancy, or the ethereal temples of Siem Reap, there is plenty to see, do, and eat in this remarkable country!

Emerging from Cambodia’s vibrant, welcoming environment is a rapidly growing street food culture which attracts locals and tourists alike. While Cambodia’s national cuisine has often been compared to its Southeast Asian neighbors, its street food culture is a rich, vibrant experience of unique foods and flavors all its own.

First and foremost, the tea! If you’re a first-time visitor to Southeast Asia, we dare you to try Cambodia’s tea and not fall instantly in love. Whether it’s a curbside food stand, local eatery, or a cart on the side of the road, you will not find a single sip of mediocre tea in Cambodia. Aside from being insanely delicious, tea is deeply engrained into Cambodian culture, and many ceremonies include a tea drinking ritual. The most common variety is Jasmine tea, which will be better than just about any other tea ever. Close competitors include lemongrass tea and green tea. Due to the characteristic Cambodian heat, many teas are brewed hot and then poured over ice to help cool you down.

Meat Skewers

A popular late-afternoon restorative of students and snackers alike, street barbecue is Cambodia’s most popular street food and comes in two distinctly delicious varieties. The first is a red, sticky sweet pork recipe. Generally, street cooks marinate the pork in a mixture of palm sugar, soy, garlic, salt, and pepper and grill the pieces over hot coals or braziers. They are often served in groups of four along with a slightly pickled salad. The other option is sach ko ang, marinated in lemongrass, galangal, turmeric, kaffir lime, garlic and sometimes a fish sauce before it is grilled and placed atop a crispy buttered baguette. Both types of skewers usually sell for about R1000 each (.25), and 4 for R4000 ($1.00). Definitely a steal, as far as we’re concerned!

Num Pang Paté

Similar to its Vietnamese cousin the banh mi, los num pang paté is a legacy of Cambodia’s history as a former French colony. However, the Cambodian version is a star in its own right with its signature fusion of crispy baguettes, mayonnaise, and paté with locally seasoned meats, chilies, and pickled vegetables. The tastiest of these yummy sandwiches are said to be found in the capital, Phnom Penh, but you can find these little beauties in any number of local iterations throughout the country. We haven’t found a bad one yet.

An evening favorite of tourists and locals alike in the historical Siem Reap, mi carbonizarse is a signature fried noodle dish often sold from mobile food carts. The most popular version is made from a pack of chicken-flavored instant noodles fried with a variety of local vegetables, spices, and of course, the instant noodles’ own flavor packet. Often, the dish is topped with a fried egg and doused in chili sauce for a mere R4000, or just $1.00!

Num Kachay and Other Quick Snacks

If you’re not a fan of meat or simply want to grab something on the go, the delicious and surprisingly filling num kachay, or Cambodian chive cakes, should certainly whet your appetite. Made from glutinous rice and filled with chives and spinach, these little morsels are fried in a giant pan and served piping hot in the late afternoon. If your really adventurous, try local favorite pong tae koun (baby duck eggs) boiled with a mixture of salt, pepper, limes, and maybe some finely sliced red chillies and fresh herbs that you to fold in through a hole at the top of the egg. Go for the darker ones if you’re on the go, and the white ones if you want to mix in the spices yourself.

Finally, before you go, treat yourself to some sweet and spicy deep fried insects! In Cambodia, as in many Southeast Asian countries, there is a strong cultural tradition surrounding the consumption of insects, including cockroaches, locusts, grasshoppers, crickets, silk worms, and even tarantulas. Raised on special diets and then covered in a mixture of salt, sugar, spices, or chilis, you’ll be surprised at how tasty these little buggers can be!

Once you’ve satisfied your street food cravings and gone back for seconds, we hope that you’ll take some time to immerse yourself Cambodia’s beautiful culture and long, rich history. There are thousands of sites to see (the sunrise over Angkor Wat is an absolute must!), we hope you enjoy your time in this stunning country.


The Essential Guide to Cambodian Street Food

A small country with a big history, Cambodia is known for its stunning historical architecture and exceptionally friendly people. Nestled between Thailand, Laos, and Vietnam, it is home to thousands of years of tradition and, recently, a growing tourism industry. Whether its the hustle and bustle of the capital, Phnom Penh, that strikes your fancy, or the ethereal temples of Siem Reap, there is plenty to see, do, and eat in this remarkable country!

Emerging from Cambodia’s vibrant, welcoming environment is a rapidly growing street food culture which attracts locals and tourists alike. While Cambodia’s national cuisine has often been compared to its Southeast Asian neighbors, its street food culture is a rich, vibrant experience of unique foods and flavors all its own.

First and foremost, the tea! If you’re a first-time visitor to Southeast Asia, we dare you to try Cambodia’s tea and not fall instantly in love. Whether it’s a curbside food stand, local eatery, or a cart on the side of the road, you will not find a single sip of mediocre tea in Cambodia. Aside from being insanely delicious, tea is deeply engrained into Cambodian culture, and many ceremonies include a tea drinking ritual. The most common variety is Jasmine tea, which will be better than just about any other tea ever. Close competitors include lemongrass tea and green tea. Due to the characteristic Cambodian heat, many teas are brewed hot and then poured over ice to help cool you down.

Meat Skewers

A popular late-afternoon restorative of students and snackers alike, street barbecue is Cambodia’s most popular street food and comes in two distinctly delicious varieties. The first is a red, sticky sweet pork recipe. Generally, street cooks marinate the pork in a mixture of palm sugar, soy, garlic, salt, and pepper and grill the pieces over hot coals or braziers. They are often served in groups of four along with a slightly pickled salad. The other option is sach ko ang, marinated in lemongrass, galangal, turmeric, kaffir lime, garlic and sometimes a fish sauce before it is grilled and placed atop a crispy buttered baguette. Both types of skewers usually sell for about R1000 each (.25), and 4 for R4000 ($1.00). Definitely a steal, as far as we’re concerned!

Num Pang Paté

Similar to its Vietnamese cousin the banh mi, los num pang paté is a legacy of Cambodia’s history as a former French colony. However, the Cambodian version is a star in its own right with its signature fusion of crispy baguettes, mayonnaise, and paté with locally seasoned meats, chilies, and pickled vegetables. The tastiest of these yummy sandwiches are said to be found in the capital, Phnom Penh, but you can find these little beauties in any number of local iterations throughout the country. We haven’t found a bad one yet.

An evening favorite of tourists and locals alike in the historical Siem Reap, mi carbonizarse is a signature fried noodle dish often sold from mobile food carts. The most popular version is made from a pack of chicken-flavored instant noodles fried with a variety of local vegetables, spices, and of course, the instant noodles’ own flavor packet. Often, the dish is topped with a fried egg and doused in chili sauce for a mere R4000, or just $1.00!

Num Kachay and Other Quick Snacks

If you’re not a fan of meat or simply want to grab something on the go, the delicious and surprisingly filling num kachay, or Cambodian chive cakes, should certainly whet your appetite. Made from glutinous rice and filled with chives and spinach, these little morsels are fried in a giant pan and served piping hot in the late afternoon. If your really adventurous, try local favorite pong tae koun (baby duck eggs) boiled with a mixture of salt, pepper, limes, and maybe some finely sliced red chillies and fresh herbs that you to fold in through a hole at the top of the egg. Go for the darker ones if you’re on the go, and the white ones if you want to mix in the spices yourself.

Finally, before you go, treat yourself to some sweet and spicy deep fried insects! In Cambodia, as in many Southeast Asian countries, there is a strong cultural tradition surrounding the consumption of insects, including cockroaches, locusts, grasshoppers, crickets, silk worms, and even tarantulas. Raised on special diets and then covered in a mixture of salt, sugar, spices, or chilis, you’ll be surprised at how tasty these little buggers can be!

Once you’ve satisfied your street food cravings and gone back for seconds, we hope that you’ll take some time to immerse yourself Cambodia’s beautiful culture and long, rich history. There are thousands of sites to see (the sunrise over Angkor Wat is an absolute must!), we hope you enjoy your time in this stunning country.


The Essential Guide to Cambodian Street Food

A small country with a big history, Cambodia is known for its stunning historical architecture and exceptionally friendly people. Nestled between Thailand, Laos, and Vietnam, it is home to thousands of years of tradition and, recently, a growing tourism industry. Whether its the hustle and bustle of the capital, Phnom Penh, that strikes your fancy, or the ethereal temples of Siem Reap, there is plenty to see, do, and eat in this remarkable country!

Emerging from Cambodia’s vibrant, welcoming environment is a rapidly growing street food culture which attracts locals and tourists alike. While Cambodia’s national cuisine has often been compared to its Southeast Asian neighbors, its street food culture is a rich, vibrant experience of unique foods and flavors all its own.

First and foremost, the tea! If you’re a first-time visitor to Southeast Asia, we dare you to try Cambodia’s tea and not fall instantly in love. Whether it’s a curbside food stand, local eatery, or a cart on the side of the road, you will not find a single sip of mediocre tea in Cambodia. Aside from being insanely delicious, tea is deeply engrained into Cambodian culture, and many ceremonies include a tea drinking ritual. The most common variety is Jasmine tea, which will be better than just about any other tea ever. Close competitors include lemongrass tea and green tea. Due to the characteristic Cambodian heat, many teas are brewed hot and then poured over ice to help cool you down.

Meat Skewers

A popular late-afternoon restorative of students and snackers alike, street barbecue is Cambodia’s most popular street food and comes in two distinctly delicious varieties. The first is a red, sticky sweet pork recipe. Generally, street cooks marinate the pork in a mixture of palm sugar, soy, garlic, salt, and pepper and grill the pieces over hot coals or braziers. They are often served in groups of four along with a slightly pickled salad. The other option is sach ko ang, marinated in lemongrass, galangal, turmeric, kaffir lime, garlic and sometimes a fish sauce before it is grilled and placed atop a crispy buttered baguette. Both types of skewers usually sell for about R1000 each (.25), and 4 for R4000 ($1.00). Definitely a steal, as far as we’re concerned!

Num Pang Paté

Similar to its Vietnamese cousin the banh mi, los num pang paté is a legacy of Cambodia’s history as a former French colony. However, the Cambodian version is a star in its own right with its signature fusion of crispy baguettes, mayonnaise, and paté with locally seasoned meats, chilies, and pickled vegetables. The tastiest of these yummy sandwiches are said to be found in the capital, Phnom Penh, but you can find these little beauties in any number of local iterations throughout the country. We haven’t found a bad one yet.

An evening favorite of tourists and locals alike in the historical Siem Reap, mi carbonizarse is a signature fried noodle dish often sold from mobile food carts. The most popular version is made from a pack of chicken-flavored instant noodles fried with a variety of local vegetables, spices, and of course, the instant noodles’ own flavor packet. Often, the dish is topped with a fried egg and doused in chili sauce for a mere R4000, or just $1.00!

Num Kachay and Other Quick Snacks

If you’re not a fan of meat or simply want to grab something on the go, the delicious and surprisingly filling num kachay, or Cambodian chive cakes, should certainly whet your appetite. Made from glutinous rice and filled with chives and spinach, these little morsels are fried in a giant pan and served piping hot in the late afternoon. If your really adventurous, try local favorite pong tae koun (baby duck eggs) boiled with a mixture of salt, pepper, limes, and maybe some finely sliced red chillies and fresh herbs that you to fold in through a hole at the top of the egg. Go for the darker ones if you’re on the go, and the white ones if you want to mix in the spices yourself.

Finally, before you go, treat yourself to some sweet and spicy deep fried insects! In Cambodia, as in many Southeast Asian countries, there is a strong cultural tradition surrounding the consumption of insects, including cockroaches, locusts, grasshoppers, crickets, silk worms, and even tarantulas. Raised on special diets and then covered in a mixture of salt, sugar, spices, or chilis, you’ll be surprised at how tasty these little buggers can be!

Once you’ve satisfied your street food cravings and gone back for seconds, we hope that you’ll take some time to immerse yourself Cambodia’s beautiful culture and long, rich history. There are thousands of sites to see (the sunrise over Angkor Wat is an absolute must!), we hope you enjoy your time in this stunning country.


The Essential Guide to Cambodian Street Food

A small country with a big history, Cambodia is known for its stunning historical architecture and exceptionally friendly people. Nestled between Thailand, Laos, and Vietnam, it is home to thousands of years of tradition and, recently, a growing tourism industry. Whether its the hustle and bustle of the capital, Phnom Penh, that strikes your fancy, or the ethereal temples of Siem Reap, there is plenty to see, do, and eat in this remarkable country!

Emerging from Cambodia’s vibrant, welcoming environment is a rapidly growing street food culture which attracts locals and tourists alike. While Cambodia’s national cuisine has often been compared to its Southeast Asian neighbors, its street food culture is a rich, vibrant experience of unique foods and flavors all its own.

First and foremost, the tea! If you’re a first-time visitor to Southeast Asia, we dare you to try Cambodia’s tea and not fall instantly in love. Whether it’s a curbside food stand, local eatery, or a cart on the side of the road, you will not find a single sip of mediocre tea in Cambodia. Aside from being insanely delicious, tea is deeply engrained into Cambodian culture, and many ceremonies include a tea drinking ritual. The most common variety is Jasmine tea, which will be better than just about any other tea ever. Close competitors include lemongrass tea and green tea. Due to the characteristic Cambodian heat, many teas are brewed hot and then poured over ice to help cool you down.

Meat Skewers

A popular late-afternoon restorative of students and snackers alike, street barbecue is Cambodia’s most popular street food and comes in two distinctly delicious varieties. The first is a red, sticky sweet pork recipe. Generally, street cooks marinate the pork in a mixture of palm sugar, soy, garlic, salt, and pepper and grill the pieces over hot coals or braziers. They are often served in groups of four along with a slightly pickled salad. The other option is sach ko ang, marinated in lemongrass, galangal, turmeric, kaffir lime, garlic and sometimes a fish sauce before it is grilled and placed atop a crispy buttered baguette. Both types of skewers usually sell for about R1000 each (.25), and 4 for R4000 ($1.00). Definitely a steal, as far as we’re concerned!

Num Pang Paté

Similar to its Vietnamese cousin the banh mi, los num pang paté is a legacy of Cambodia’s history as a former French colony. However, the Cambodian version is a star in its own right with its signature fusion of crispy baguettes, mayonnaise, and paté with locally seasoned meats, chilies, and pickled vegetables. The tastiest of these yummy sandwiches are said to be found in the capital, Phnom Penh, but you can find these little beauties in any number of local iterations throughout the country. We haven’t found a bad one yet.

An evening favorite of tourists and locals alike in the historical Siem Reap, mi carbonizarse is a signature fried noodle dish often sold from mobile food carts. The most popular version is made from a pack of chicken-flavored instant noodles fried with a variety of local vegetables, spices, and of course, the instant noodles’ own flavor packet. Often, the dish is topped with a fried egg and doused in chili sauce for a mere R4000, or just $1.00!

Num Kachay and Other Quick Snacks

If you’re not a fan of meat or simply want to grab something on the go, the delicious and surprisingly filling num kachay, or Cambodian chive cakes, should certainly whet your appetite. Made from glutinous rice and filled with chives and spinach, these little morsels are fried in a giant pan and served piping hot in the late afternoon. If your really adventurous, try local favorite pong tae koun (baby duck eggs) boiled with a mixture of salt, pepper, limes, and maybe some finely sliced red chillies and fresh herbs that you to fold in through a hole at the top of the egg. Go for the darker ones if you’re on the go, and the white ones if you want to mix in the spices yourself.

Finally, before you go, treat yourself to some sweet and spicy deep fried insects! In Cambodia, as in many Southeast Asian countries, there is a strong cultural tradition surrounding the consumption of insects, including cockroaches, locusts, grasshoppers, crickets, silk worms, and even tarantulas. Raised on special diets and then covered in a mixture of salt, sugar, spices, or chilis, you’ll be surprised at how tasty these little buggers can be!

Once you’ve satisfied your street food cravings and gone back for seconds, we hope that you’ll take some time to immerse yourself Cambodia’s beautiful culture and long, rich history. There are thousands of sites to see (the sunrise over Angkor Wat is an absolute must!), we hope you enjoy your time in this stunning country.


Ver el vídeo: cultura milenaria el sudeste asiatico (Octubre 2021).