Recetas tradicionales

Sus hot dogs al aire libre de verano tienen muchos más ingredientes de los que cree

Sus hot dogs al aire libre de verano tienen muchos más ingredientes de los que cree

Ninguna parrillada de verano está completa sin un hot dog o dos. Le sugerimos que lea detenidamente la lista de ingredientes antes de comprar su próximo lote de perros calientes, porque algunos contienen ingredientes de tan baja calidad que ni siquiera los daríamos a nuestros perros.

Como referencia para los perros calientes de buena calidad, eche un vistazo a lo que produce Applegate: estos contienen solo carne de res alimentada con pasto, agua y condimentos. La mayoría de los otros perros calientes, debido a que están curados, contienen nitrato o nitrito de sodio, que ayuda a matar los patógenos e imparte ese color rosado. Cuando compras un paquete de salchichas, las que tienen ingredientes como estos deberían ser las únicas que compres. Porque todo es cuesta abajo desde aquí.

No vamos a nombrar nombres, pero aquí hay algunos ingredientes de una popular marca de hot dogs: el temido pollo separado mecánicamente, jarabe de maíz, lactato de potasio, diacetato de sodio y eritorbato de sodio. Y aquí hay otra marca líder: pollo separado mecánicamente, pavo separado mecánicamente y dextrosa cultivada. Y una última: pollo separado mecánicamente, dextrosa, almidón de maíz modificado, carne de res, jarabe de maíz, fosfato de sodio, lactato de potasio, acetato de potasio, diacetato de sodio y eritorbato de sodio.

Si se está preguntando cuáles son todos estos ingredientes, le sugerimos que consulte esta práctica guía del Consejo Nacional de Perritos Calientes y Salchichas, que los desglosa uno por uno e incluso se puede buscar.

Entonces, para repetir: probablemente debería leer la lista de ingredientes antes de comprar su próximo paquete de perritos calientes y ver los perritos calientes más saludables y menos saludables comprados en la tienda.


Los fallos de seguridad alimentaria de su barbacoa me están dando asco (pero no puedo decírselo)

Las mejores barbacoas en el patio trasero a las que asisto se sienten como una versión del cielo ahumada, carnosa y empapada de cerveza, un lugar donde las alitas chisporroteantes se sirven calientes en la parrilla y las bebidas son tan heladas como refrescantes.

Pero ha habido momentos en que las comidas al aire libre se parecen más al infierno que al cielo, un lugar lleno de barbacoa falla en la seguridad alimentaria. Un lugar donde lucho por contenerme la lengua mientras soy testigo de una trasgresión tras otra de la seguridad alimentaria, minando mi autocontrol y mi apetito. Así que para todos ustedes, gente educada pero hambrienta que también se ha estado mordiendo la lengua, les comparto esta letanía de pecados de barbacoa, con la esperanza de que podamos romper nuestro silencio, ventilar nuestras quejas y compartir nuestras quejas sin temor a represalias. Así que aquí va.

Si su parrilla es una conflagración continua, es hora de bajar el tono.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de utilería de Dawn Perry

Seguro que es festivo aquí. Su parrilla está funcionando con toda su fuerza, y con toda su fuerza, me refiero a dos hombres adultos que están rociando las briquetas ya encendidas en la parrilla con líquido para encendedor, riendo mientras la multitud está envuelta en un delgado humo químico azul que solo puede abrir nuestro apetito por la comida que está infundida con él. ¡Fuego! ¡Qué aventura! Excepto, ew. Si está utilizando una parrilla de carbón, encienda las brasas en un encendedor de chimenea.

Lo entiendo. Tienes que hacer malabares con muchos platos cuando estás asando a la parrilla. Pollo crudo marinado. Brochetas cocidas que salen de la parrilla. ¿Y dónde vas a poner esas chuletas de cerdo recién asadas? Por favor, no los ponga en el mismo plato que utilizó para llevarlos afuera en primer lugar. Aunque pienses que nadie se dará cuenta. Porque un árbol cayendo en un bosque lo hace hacer un sonido. El sonido de una intoxicación alimentaria. En su lugar, haga lo que hace mi colega de Epi, Rhoda: forre el plato debajo de la carne marinada con papel de aluminio o envoltura de plástico, luego retire el papel de aluminio después de la carne en la parrilla. Plato de limpieza instantánea.

Elija regordete y brillante, no chamuscado y arrugado.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de comida y accesorios de Ali Nardi

Si ha visto perritos calientes en las tiendas de conveniencia, los ha visto rotar interminablemente en la parrilla. Esto puede dar la impresión de que no se puede cocinar demasiado un hot dog. Pero eso no podría estar más lejos de la verdad. Si sus perritos calientes pasan de ser regordetes y brillantes a marchitos y tristes porque se está concentrando en las hamburguesas, sus perritos calientes están tristes. Rociarlos con salsa de tomate no ocultará tus pecados a nadie.

Si su carne cruda está esperando su turno en la parrilla y comienza a formar un charco de líquido tibio, reconsidere sus decisiones de vida. Si su pollo crudo permanece bajo el sol el tiempo suficiente para sentirse caliente al tacto, ha creado una piscina de bacterias para niños que la mera cocción no puede superar. Guarde ese pollo en el refrigerador hasta que esté bueno y listo para asarlo, se lo ruego.

El pollo adobado es bueno. Pero es mejor dejar la marinada atrás.

Tu delicioso pollo adobado corre peligro de convertirse en cenizas, y todo porque lo echaste a la parrilla sin tomar un minuto para escurrir el adobo de la carne. La marinada goteará sobre las brasas. Las brasas se encenderán en un fuego que chamuscará sus cejas y su pollo. ¿Y quién quiere cualquiera de esas consecuencias?

La carne cruda debe enfriarse. También lo hacen sus paquetes de seis. Por desgracia, la solución no es tirar los paquetes de empanadas de carne junto con las cervezas. Los huéspedes sedientos no deberían tener que pescar más allá de los paquetes de carne con fugas para refrescarse.

Si ha preparado una salsa cremosa de espinacas a base de lácteos para evitar que los invitados se vuelvan salvajes mientras termina de asar su pollo asado con hueso, bien por usted. No es tan bueno si ha estado bajo el sol tanto tiempo que ha comenzado a desarrollar el mismo tipo de piel que encontrarás en el arroz con leche estilo comensal. Es mejor que los invitados tengan hambre que asco.


Los fallos de seguridad alimentaria de su barbacoa me están dando asco (pero no puedo decírselo)

Las mejores barbacoas en el patio trasero a las que asisto se sienten como una versión del cielo ahumada, carnosa y empapada de cerveza: un lugar donde las alitas chisporroteantes se sirven calientes en la parrilla y las bebidas son tan heladas como refrescantes.

Pero ha habido momentos en que las comidas al aire libre se parecen más al infierno que al cielo, un lugar lleno de barbacoa falla en la seguridad alimentaria. Un lugar donde lucho por contenerme la lengua mientras soy testigo de una trasgresión de seguridad alimentaria tras otra, minando mi autocontrol y mi apetito. Entonces, para todos ustedes, gente educada pero hambrienta que también se ha estado mordiendo la lengua, les comparto esta letanía de pecados de barbacoa, con la esperanza de que podamos romper nuestro silencio, ventilar nuestras quejas y compartir nuestras quejas sin temor a represalias. Así que aquí va.

Si su parrilla es una conflagración continua, es hora de bajar el tono.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de utilería de Dawn Perry

Seguro que es festivo aquí. Su parrilla está funcionando con toda su fuerza, y con toda su fuerza, me refiero a dos hombres adultos que están rociando las briquetas ya encendidas en la parrilla con líquido para encendedor, riendo mientras la multitud está envuelta en un delgado humo químico azul que solo puede abrir nuestro apetito por la comida que está infundida con él. ¡Fuego! ¡Qué aventura! Excepto, ew. Si está utilizando una parrilla de carbón, encienda las brasas en un encendedor de chimenea.

Lo entiendo. Tienes que hacer malabares con muchos platos cuando estás asando a la parrilla. Pollo crudo marinado. Brochetas cocidas que salen de la parrilla. ¿Y dónde vas a poner esas chuletas de cerdo recién asadas? Por favor, no los ponga en el mismo plato que utilizó para llevarlos afuera en primer lugar. Aunque pienses que nadie se dará cuenta. Porque un árbol cayendo en un bosque lo hace hacer un sonido. El sonido de una intoxicación alimentaria. En su lugar, haga lo que hace mi colega de Epi, Rhoda: forre el plato debajo de la carne marinada con papel de aluminio o envoltura de plástico, luego retire el papel de aluminio después de la carne en la parrilla. Plato de limpieza instantánea.

Elija regordete y brillante, no chamuscado y arrugado.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de comida y accesorios de Ali Nardi

Si ha visto perritos calientes en las tiendas de conveniencia, los ha visto rotar interminablemente en la parrilla. Esto puede dar la impresión de que no se puede cocinar demasiado un hot dog. Pero eso no podría estar más lejos de la verdad. Si sus perritos calientes pasan de ser regordetes y brillantes a marchitos y tristes porque se está concentrando en las hamburguesas, sus perritos calientes están tristes. Rociarlos con salsa de tomate no ocultará tus pecados a nadie.

Si su carne cruda está esperando su turno en la parrilla y comienza a formar un charco de líquido tibio, reconsidere sus decisiones de vida. Si su pollo crudo permanece bajo el sol el tiempo suficiente para sentirse caliente al tacto, ha creado una piscina de bacterias para niños que la mera cocción no puede superar. Guarde ese pollo en el refrigerador hasta que esté bueno y listo para asarlo, se lo ruego.

El pollo adobado es bueno. Pero es mejor dejar la marinada atrás.

Tu delicioso pollo adobado corre peligro de convertirse en cenizas, y todo porque lo echaste a la parrilla sin tomarte un minuto para escurrir el adobo de la carne. La marinada goteará sobre las brasas. Las brasas se encenderán en un fuego que chamuscará sus cejas y su pollo. ¿Y quién quiere cualquiera de esas consecuencias?

La carne cruda debe enfriarse. También lo hacen sus paquetes de seis. Lamentablemente, la solución no es tirar los paquetes de empanadas de carne junto con las cervezas. Los huéspedes sedientos no deberían tener que pescar más allá de los paquetes de carne con fugas para refrescarse.

Si ha preparado una salsa cremosa de espinacas a base de lácteos para evitar que los invitados se vuelvan salvajes mientras termina de asar su pollo asado con hueso, bien por usted. No es tan bueno si ha estado bajo el sol tanto tiempo que ha comenzado a desarrollar el mismo tipo de piel que encontrarás en el arroz con leche estilo comensal. Es mejor que los invitados tengan hambre que asco.


Los fallos de seguridad alimentaria de su barbacoa me están dando asco (pero no puedo decírselo)

Las mejores barbacoas en el patio trasero a las que asisto se sienten como una versión del cielo ahumada, carnosa y empapada de cerveza: un lugar donde las alitas chisporroteantes se sirven calientes en la parrilla y las bebidas son tan heladas como refrescantes.

Pero ha habido momentos en que las comidas al aire libre se parecen más al infierno que al cielo, un lugar lleno de barbacoa falla en la seguridad alimentaria. Un lugar donde lucho por contenerme la lengua mientras soy testigo de una trasgresión de seguridad alimentaria tras otra, minando mi autocontrol y mi apetito. Entonces, para todos ustedes, gente educada pero hambrienta que también se ha estado mordiendo la lengua, les comparto esta letanía de pecados de barbacoa, con la esperanza de que podamos romper nuestro silencio, ventilar nuestras quejas y compartir nuestras quejas sin temor a represalias. Así que aquí va.

Si su parrilla es una conflagración continua, es hora de bajar el tono.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de utilería de Dawn Perry

Seguro que es festivo aquí. Su parrilla está funcionando con toda su fuerza, y con toda su fuerza, me refiero a dos hombres adultos que están rociando las briquetas ya encendidas en la parrilla con líquido para encendedor, riendo mientras la multitud está envuelta en un delgado humo químico azul que solo puede abrir nuestro apetito por la comida que está infundida con él. ¡Fuego! ¡Qué aventura! Excepto, ew. Si está utilizando una parrilla de carbón, encienda las brasas en un encendedor de chimenea.

Lo entiendo. Tienes que hacer malabares con muchos platos cuando estás asando a la parrilla. Pollo crudo marinado. Brochetas cocidas que salen de la parrilla. ¿Y dónde vas a poner esas chuletas de cerdo recién asadas? Por favor, no los ponga en la misma bandeja que utilizó para llevarlos afuera en primer lugar. Aunque pienses que nadie se dará cuenta. Porque un árbol cayendo en un bosque lo hace hacer un sonido. El sonido de una intoxicación alimentaria. En su lugar, haga lo que hace mi colega de Epi, Rhoda: forre el plato debajo de la carne marinada con papel de aluminio o envoltura de plástico, luego retire el papel de aluminio después de la carne en la parrilla. Plato de limpieza instantánea.

Elija regordete y brillante, no chamuscado y arrugado.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de comida y accesorios de Ali Nardi

Si ha visto perritos calientes en las tiendas de conveniencia, los ha visto rotar interminablemente en la parrilla. Esto puede dar la impresión de que no se puede cocinar demasiado un hot dog. Pero eso no podría estar más lejos de la verdad. Si sus perritos calientes pasan de ser regordetes y brillantes a marchitos y tristes porque se está concentrando en las hamburguesas, sus perritos calientes están tristes. Rociarlos con salsa de tomate no ocultará tus pecados a nadie.

Si su carne cruda está esperando su turno en la parrilla y comienza a formar un charco de líquido tibio, reconsidere sus decisiones de vida. Si su pollo crudo permanece bajo el sol el tiempo suficiente para sentirse caliente al tacto, ha creado una piscina de bacterias para niños que la mera cocción no puede superar. Guarde ese pollo en el refrigerador hasta que esté bueno y listo para asarlo, se lo ruego.

El pollo adobado es bueno. Pero es mejor dejar la marinada atrás.

Tu delicioso pollo adobado corre peligro de convertirse en cenizas, y todo porque lo echaste a la parrilla sin tomarte un minuto para escurrir el adobo de la carne. La marinada goteará sobre las brasas. Las brasas se encenderán en un fuego que chamuscará sus cejas y su pollo. ¿Y quién quiere cualquiera de esas consecuencias?

La carne cruda debe enfriarse. También lo hacen sus paquetes de seis. Por desgracia, la solución no es tirar los paquetes de empanadas de carne junto con las cervezas. Los huéspedes sedientos no deberían tener que pescar más allá de los paquetes de carne con fugas para refrescarse.

Si ha preparado una salsa cremosa de espinacas a base de lácteos para evitar que los invitados se vuelvan salvajes mientras termina de asar su pollo asado con hueso, bien por usted. No es tan bueno si ha estado bajo el sol tanto tiempo que ha comenzado a desarrollar el mismo tipo de piel que encontrarás en el arroz con leche estilo comensal. Es mejor que los invitados tengan hambre que asco.


Los fallos de seguridad alimentaria de su barbacoa me están dando asco (pero no puedo decírselo)

Las mejores barbacoas en el patio trasero a las que asisto se sienten como una versión del cielo ahumada, carnosa y empapada de cerveza: un lugar donde las alitas chisporroteantes se sirven calientes en la parrilla y las bebidas son tan heladas como refrescantes.

Pero ha habido momentos en que las comidas al aire libre se parecen más al infierno que al cielo, un lugar lleno de barbacoa falla en la seguridad alimentaria. Un lugar donde lucho por contenerme la lengua mientras soy testigo de una trasgresión de seguridad alimentaria tras otra, minando mi autocontrol y mi apetito. Así que para todos ustedes, gente educada pero hambrienta que también se ha estado mordiendo la lengua, les comparto esta letanía de pecados de barbacoa, con la esperanza de que podamos romper nuestro silencio, ventilar nuestras quejas y compartir nuestras quejas sin temor a represalias. Así que aquí va.

Si su parrilla es una conflagración continua, es hora de bajar el tono.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de utilería de Dawn Perry

Seguro que es festivo aquí. Su parrilla está funcionando con toda su fuerza, y con toda su fuerza, me refiero a dos hombres adultos que están rociando las briquetas ya encendidas en la parrilla con líquido para encendedor, riendo mientras la multitud está envuelta en un delgado humo químico azul que solo puede abrir nuestro apetito por la comida que está infundida con él. ¡Fuego! ¡Qué aventura! Excepto, ew. Si está utilizando una parrilla de carbón, encienda las brasas en un encendedor de chimenea.

Lo entiendo. Tienes que hacer malabares con muchos platos cuando estás asando a la parrilla. Pollo crudo marinado. Brochetas cocidas que salen de la parrilla. ¿Y dónde vas a poner esas chuletas de cerdo recién asadas? Por favor, no los ponga en la misma bandeja que utilizó para llevarlos afuera en primer lugar. Aunque pienses que nadie se dará cuenta. Porque un árbol cayendo en un bosque lo hace hacer un sonido. El sonido de una intoxicación alimentaria. En su lugar, haga lo que hace mi colega de Epi, Rhoda: forre el plato debajo de la carne marinada con papel de aluminio o envoltura de plástico, luego retire el papel de aluminio después de la carne en la parrilla. Plato de limpieza instantánea.

Elija regordete y brillante, no chamuscado y arrugado.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de comida y accesorios de Ali Nardi

Si ha visto perritos calientes en las tiendas de conveniencia, los ha visto rotar interminablemente en la parrilla. Esto puede dar la impresión de que no se puede cocinar demasiado un hot dog. Pero eso no podría estar más lejos de la verdad. Si sus perritos calientes pasan de ser regordetes y brillantes a marchitos y tristes porque se está concentrando en las hamburguesas, sus perritos calientes están tristes. Rociarlos con salsa de tomate no ocultará tus pecados a nadie.

Si su carne cruda está esperando su turno en la parrilla y comienza a formar un charco de líquido tibio, reconsidere sus decisiones de vida. Si su pollo crudo permanece bajo el sol el tiempo suficiente para sentirse caliente al tacto, ha creado una piscina de bacterias para niños que la mera cocción no puede superar. Guarde ese pollo en el refrigerador hasta que esté bueno y listo para asarlo, se lo ruego.

El pollo adobado es bueno. Pero es mejor dejar la marinada atrás.

Tu delicioso pollo adobado corre peligro de convertirse en cenizas, y todo porque lo echaste a la parrilla sin tomarte un minuto para escurrir el adobo de la carne. La marinada goteará sobre las brasas. Las brasas se encenderán en un fuego que chamuscará sus cejas y su pollo. ¿Y quién quiere cualquiera de esas consecuencias?

La carne cruda debe enfriarse. También lo hacen sus paquetes de seis. Por desgracia, la solución no es tirar los paquetes de empanadas de carne junto con las cervezas. Los huéspedes sedientos no deberían tener que pescar más allá de los paquetes de carne con fugas para refrescarse.

Si ha preparado una salsa cremosa de espinacas a base de lácteos para evitar que los invitados se vuelvan salvajes mientras termina de asar su pollo asado con hueso, bien por usted. No es tan bueno si ha estado bajo el sol tanto tiempo que ha comenzado a desarrollar el mismo tipo de piel que encontrarás en el arroz con leche estilo comensal. Es mejor que los invitados tengan hambre que asco.


Los fallos de seguridad alimentaria de su barbacoa me están dando asco (pero no puedo decírselo)

Las mejores barbacoas en el patio trasero a las que asisto se sienten como una versión del cielo ahumada, carnosa y empapada de cerveza: un lugar donde las alitas chisporroteantes se sirven calientes en la parrilla y las bebidas son tan heladas como refrescantes.

Pero ha habido momentos en que las comidas al aire libre se parecen más al infierno que al cielo, un lugar lleno de barbacoa falla en la seguridad alimentaria. Un lugar donde lucho por contenerme la lengua mientras soy testigo de una trasgresión de seguridad alimentaria tras otra, minando mi autocontrol y mi apetito. Entonces, para todos ustedes, gente educada pero hambrienta que también se ha estado mordiendo la lengua, les comparto esta letanía de pecados de barbacoa, con la esperanza de que podamos romper nuestro silencio, ventilar nuestras quejas y compartir nuestras quejas sin temor a represalias. Así que aquí va.

Si su parrilla es una conflagración continua, es hora de bajar el tono.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de utilería de Dawn Perry

Seguro que es festivo aquí. Su parrilla está funcionando con toda su fuerza, y con toda su fuerza, me refiero a dos hombres adultos que están rociando las briquetas ya encendidas en la parrilla con líquido para encendedor, riendo mientras la multitud está envuelta en un delgado humo químico azul que solo puede abrir nuestro apetito por la comida que está infundida con él. ¡Fuego! ¡Qué aventura! Excepto, ew. Si está utilizando una parrilla de carbón, encienda las brasas en un encendedor de chimenea.

Lo entiendo. Tienes que hacer malabares con muchos platos cuando estás asando a la parrilla. Pollo crudo marinado. Brochetas cocidas que salen de la parrilla. ¿Y dónde vas a poner esas chuletas de cerdo recién asadas? Por favor, no los ponga en el mismo plato que utilizó para llevarlos afuera en primer lugar. Aunque pienses que nadie se dará cuenta. Porque un árbol cayendo en un bosque lo hace hacer un sonido. El sonido de una intoxicación alimentaria. En su lugar, haga lo que hace mi colega de Epi, Rhoda: forre el plato debajo de la carne marinada con papel de aluminio o envoltura de plástico, luego retire el papel de aluminio después de la carne en la parrilla. Plato de limpieza instantánea.

Elija regordete y brillante, no chamuscado y arrugado.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de comida y accesorios de Ali Nardi

Si ha visto perritos calientes en las tiendas de conveniencia, los ha visto rotar interminablemente en la parrilla. Esto puede dar la impresión de que no se puede cocinar demasiado un hot dog. Pero eso no podría estar más lejos de la verdad. Si sus perritos calientes pasan de ser regordetes y brillantes a marchitos y tristes porque se está concentrando en las hamburguesas, sus perritos calientes están tristes. Rociarlos con salsa de tomate no ocultará tus pecados a nadie.

Si su carne cruda está esperando su turno en la parrilla y comienza a formar un charco de líquido tibio, reconsidere sus decisiones de vida. Si su pollo crudo permanece bajo el sol el tiempo suficiente para sentirse caliente al tacto, ha creado una piscina de bacterias para niños que la mera cocción no puede superar. Guarde ese pollo en la nevera hasta que esté bueno y listo para asarlo, se lo ruego.

El pollo adobado es bueno. Pero es mejor dejar la marinada atrás.

Tu delicioso pollo adobado corre peligro de convertirse en cenizas, y todo porque lo echaste a la parrilla sin tomarte un minuto para escurrir el adobo de la carne. La marinada goteará sobre las brasas. Las brasas se encenderán en un fuego que chamuscará sus cejas y su pollo. ¿Y quién quiere cualquiera de esas consecuencias?

La carne cruda debe enfriarse. También lo hacen sus paquetes de seis. Por desgracia, la solución no es tirar los paquetes de empanadas de carne junto con las cervezas. Los huéspedes sedientos no deberían tener que pescar más allá de los paquetes de carne con fugas para refrescarse.

Si ha preparado una salsa cremosa de espinacas a base de lácteos para evitar que los invitados se vuelvan salvajes mientras termina de asar su pollo asado con hueso, bien por usted. No es tan bueno si ha estado bajo el sol tanto tiempo que ha comenzado a desarrollar el mismo tipo de piel que encontrarás en el arroz con leche estilo comensal. Es mejor que los invitados tengan hambre que asco.


Los fallos en la seguridad alimentaria de su barbacoa me están dando asco (pero no puedo decírselo)

Las mejores barbacoas en el patio trasero a las que asisto se sienten como una versión del cielo ahumada, carnosa y empapada de cerveza: un lugar donde las alitas chisporroteantes se sirven calientes en la parrilla y las bebidas son tan heladas como refrescantes.

Pero ha habido momentos en que las comidas al aire libre se parecen más al infierno que al cielo, un lugar lleno de barbacoa falla en la seguridad alimentaria. Un lugar donde lucho por contenerme la lengua mientras soy testigo de una trasgresión de seguridad alimentaria tras otra, minando mi autocontrol y mi apetito. Entonces, para todos ustedes, gente educada pero hambrienta que también se ha estado mordiendo la lengua, les comparto esta letanía de pecados de barbacoa, con la esperanza de que podamos romper nuestro silencio, ventilar nuestras quejas y compartir nuestras quejas sin temor a represalias. Así que aquí va.

Si su parrilla es una conflagración continua, es hora de bajar el tono.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de utilería de Dawn Perry

Seguro que es festivo aquí. Su parrilla está funcionando con toda su fuerza, y con toda su fuerza, me refiero a dos hombres adultos que están rociando las briquetas ya encendidas en la parrilla con líquido para encendedor, riendo mientras la multitud está envuelta en un delgado humo químico azul que solo puede abrir nuestro apetito por la comida que está infundida con él. ¡Fuego! ¡Qué aventura! Excepto, ew. Si está utilizando una parrilla de carbón, encienda las brasas en un encendedor de chimenea.

Lo entiendo. Tienes que hacer malabares con muchos platos cuando estás asando a la parrilla. Pollo crudo marinado. Brochetas cocidas que salen de la parrilla. ¿Y dónde vas a poner esas chuletas de cerdo recién asadas? Por favor, no los ponga en el mismo plato que utilizó para llevarlos afuera en primer lugar. Aunque pienses que nadie se dará cuenta. Porque un árbol cayendo en un bosque lo hace hacer un sonido. El sonido de una intoxicación alimentaria. En su lugar, haga lo que hace mi colega de Epi, Rhoda: forre el plato debajo de la carne marinada con papel de aluminio o envoltura de plástico, luego retire el papel de aluminio después de la carne en la parrilla. Plato de limpieza instantánea.

Elija regordete y brillante, no chamuscado y arrugado.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de comida y accesorios de Ali Nardi

Si ha visto perritos calientes en las tiendas de conveniencia, los ha visto rotar interminablemente en la parrilla. Esto puede dar la impresión de que no se puede cocinar demasiado un hot dog. Pero eso no podría estar más lejos de la verdad. Si sus perritos calientes pasan de ser regordetes y brillantes a marchitos y tristes porque se está concentrando en las hamburguesas, sus perritos calientes están tristes. Rociarlos con salsa de tomate no ocultará tus pecados a nadie.

Si su carne cruda está esperando su turno en la parrilla y comienza a formar un charco de líquido tibio, reconsidere sus decisiones de vida. Si su pollo crudo permanece bajo el sol el tiempo suficiente para sentirse caliente al tacto, ha creado una piscina de bacterias para niños que la mera cocción no puede superar. Guarde ese pollo en la nevera hasta que esté bueno y listo para asarlo, se lo ruego.

El pollo adobado es bueno. Pero es mejor dejar la marinada atrás.

Tu delicioso pollo adobado corre peligro de convertirse en cenizas, y todo porque lo echaste a la parrilla sin tomarte un minuto para escurrir el adobo de la carne. La marinada goteará sobre las brasas. Las brasas se encenderán en un fuego que chamuscará sus cejas y su pollo. ¿Y quién quiere cualquiera de esas consecuencias?

La carne cruda debe enfriarse. También lo hacen sus paquetes de seis. Lamentablemente, la solución no es tirar los paquetes de empanadas de carne junto con las cervezas. Los huéspedes sedientos no deberían tener que pescar más allá de los paquetes de carne con fugas para refrescarse.

Si ha preparado una salsa cremosa de espinacas a base de lácteos para evitar que los invitados se vuelvan salvajes mientras termina de asar su pollo asado con hueso, bien por usted. No es tan bueno si ha estado bajo el sol tanto tiempo que ha comenzado a desarrollar el mismo tipo de piel que encontrarás en el arroz con leche estilo comensal. Es mejor que los invitados tengan hambre que asco.


Los fallos de seguridad alimentaria de su barbacoa me están dando asco (pero no puedo decírselo)

Las mejores barbacoas en el patio trasero a las que asisto se sienten como una versión del cielo ahumada, carnosa y empapada de cerveza: un lugar donde las alitas chisporroteantes se sirven calientes en la parrilla y las bebidas son tan heladas como refrescantes.

Pero ha habido momentos en que las comidas al aire libre se parecen más al infierno que al cielo, un lugar lleno de barbacoa falla en la seguridad alimentaria. Un lugar donde lucho por contenerme la lengua mientras soy testigo de una trasgresión de seguridad alimentaria tras otra, minando mi autocontrol y mi apetito. Entonces, para todos ustedes, gente educada pero hambrienta que también se ha estado mordiendo la lengua, les comparto esta letanía de pecados de barbacoa, con la esperanza de que podamos romper nuestro silencio, ventilar nuestras quejas y compartir nuestras quejas sin temor a represalias. Así que aquí va.

Si su parrilla es una conflagración continua, es hora de bajar el tono.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de utilería de Dawn Perry

Seguro que es festivo aquí. Su parrilla está funcionando con toda su fuerza, y con toda su fuerza, me refiero a dos hombres adultos que están rociando las briquetas ya encendidas en la parrilla con líquido para encendedor, riendo mientras la multitud está envuelta en un delgado humo químico azul que solo puede abrir nuestro apetito por la comida que está infundida con él. ¡Fuego! ¡Qué aventura! Excepto, ew. Si está utilizando una parrilla de carbón, encienda las brasas en un encendedor de chimenea.

Lo entiendo. Tienes que hacer malabares con muchos platos cuando estás asando a la parrilla. Pollo crudo marinado. Brochetas cocidas que salen de la parrilla. ¿Y dónde vas a poner esas chuletas de cerdo recién asadas? Por favor, no los ponga en la misma bandeja que utilizó para llevarlos afuera en primer lugar. Aunque pienses que nadie se dará cuenta. Porque un árbol cayendo en un bosque lo hace hacer un sonido. El sonido de una intoxicación alimentaria. En su lugar, haga lo que hace mi colega de Epi, Rhoda: forre el plato debajo de la carne marinada con papel de aluminio o envoltura de plástico, luego retire el papel de aluminio después de la carne en la parrilla. Plato de limpieza instantánea.

Opte por rellenos y brillantes, no chamuscados y arrugados.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de comida y accesorios de Ali Nardi

Si ha visto perritos calientes en las tiendas de conveniencia, los ha visto rotar interminablemente en la parrilla. Esto puede dar la impresión de que no se puede cocinar demasiado un hot dog. Pero eso no podría estar más lejos de la verdad. Si sus perritos calientes pasan de ser regordetes y brillantes a marchitos y tristes porque se está concentrando en las hamburguesas, sus perritos calientes están tristes. Rociarlos con salsa de tomate no ocultará tus pecados a nadie.

Si su carne cruda está esperando su turno en la parrilla y comienza a formar un charco de líquido tibio, reconsidere sus decisiones de vida. Si su pollo crudo permanece bajo el sol el tiempo suficiente para sentirse caliente al tacto, ha creado una piscina de bacterias para niños que la mera cocción no puede superar. Guarde ese pollo en el refrigerador hasta que esté bueno y listo para asarlo, se lo ruego.

El pollo adobado es bueno. Pero es mejor dejar la marinada atrás.

Tu delicioso pollo adobado corre peligro de convertirse en cenizas, y todo porque lo echaste a la parrilla sin tomarte un minuto para escurrir el adobo de la carne. La marinada goteará sobre las brasas. Las brasas se encenderán en un fuego que chamuscará sus cejas y su pollo. ¿Y quién quiere cualquiera de esas consecuencias?

La carne cruda debe enfriarse. También lo hacen sus paquetes de seis. Por desgracia, la solución no es tirar los paquetes de empanadas de carne junto con las cervezas. Los huéspedes sedientos no deberían tener que pescar más allá de los paquetes de carne con fugas para refrescarse.

Si ha preparado una salsa cremosa de espinacas a base de lácteos para evitar que los invitados se vuelvan salvajes mientras termina de asar su pollo asado con hueso, bien por usted. No es tan bueno si ha estado bajo el sol tanto tiempo que ha comenzado a desarrollar el mismo tipo de piel que encontrarás en el arroz con leche estilo comensal. Es mejor que los invitados tengan hambre que asco.


Los fallos de seguridad alimentaria de su barbacoa me están dando asco (pero no puedo decírselo)

Las mejores barbacoas en el patio trasero a las que asisto se sienten como una versión del cielo ahumada, carnosa y empapada de cerveza: un lugar donde las alitas chisporroteantes se sirven calientes en la parrilla y las bebidas son tan heladas como refrescantes.

Pero ha habido momentos en que las comidas al aire libre se parecen más al infierno que al cielo, un lugar lleno de barbacoa falla en la seguridad alimentaria. Un lugar donde lucho por contenerme la lengua mientras soy testigo de una trasgresión de seguridad alimentaria tras otra, minando mi autocontrol y mi apetito. Entonces, para todos ustedes, gente educada pero hambrienta que también se ha estado mordiendo la lengua, les comparto esta letanía de pecados de barbacoa, con la esperanza de que podamos romper nuestro silencio, ventilar nuestras quejas y compartir nuestras quejas sin temor a represalias. Así que aquí va.

Si su parrilla es una conflagración continua, es hora de bajar el tono.

Foto de Chelsea Kyle, estilo de utilería de Dawn Perry

Seguro que es festivo aquí. Su parrilla está funcionando con toda su fuerza, y con toda su fuerza, me refiero a dos hombres adultos que están rociando las briquetas ya encendidas en la parrilla con líquido para encendedor, riendo mientras la multitud está envuelta en un delgado humo químico azul que solo puede abrir nuestro apetito por la comida que está infundida con él. ¡Fuego! ¡Qué aventura! Excepto, ew. Si está utilizando una parrilla de carbón, encienda las brasas en un encendedor de chimenea.

Lo entiendo. You have to juggle a lot of platters when you're grilling. Marinated raw chicken. Cooked kebabs coming off the grill. And where are you going to put those freshly grilled pork chops? Please please please do not put them on the same platter you used to bring them outside in the first place. Even though you think no one will notice. Because a tree falling in a forest lo hace make a sound. The sound of food poisoning. Instead, do what my Epi colleague Rhoda does: line the platter under your marinated meat with foil or plastic wrap, then pull off the foil after the meat's on the grill. Instant clean platter.

Go for plump and shiny, not singed and shriveled.

Photo by Chelsea Kyle, food and prop styling by Ali Nardi

If you've seen hot dogs at convenience stores, you've seen them endlessly rotate on the grill. This may give the impression that you can't overcook a hot dog. But that couldn't be further from the truth. If your hot dogs go from plump and shiny to shriveled and sad because you're focusing on the burgers, your hot dogs are sad. Dousing them with ketchup will hide your sins from no one.

If your raw meat is sitting around waiting for its turn at the grill, and starts forming a pool of lukewarm fluid, please rethink your life decisions. If your raw chicken is hanging around under the sun long enough to feel warm to the touch, you've created a bacterial kiddie pool that mere cooking cannot overcome. Keep that chicken in the fridge until you are good and ready to grill it, I beg you.

Marinated chicken is good. But it's best to leave the marinade behind.

Your delicious marinated chicken is in danger of turning into cinders, and all because you threw it on the grill without taking a minute to drain the marinade from the meat. The marinade will drip onto the coals. The coals will ignite into a blaze that will singe your eyebrows as well as your chicken. And who wants either of those consequences?

Uncooked meat needs to be chilled. So do your six-packs. Alas, the solution is not to throw your packages of beef patties right alongside your lagers. Thirsty guests shouldn't have to fish past leaking meat packages to achieve refreshment.

If you've put out a creamy, dairy-based spinach dip to keep guests from turning feral while you finish grilling your bone-in barbecue chicken, good for you. Not so good if it's been under the sun so long that's its begun to develop the same kind of skin you'll find on diner-style rice pudding. Better for guests to be hungry than grossed out.


Your BBQ Food Safety Fails Are Grossing Me Out (But I Can't Tell You)

The best backyard barbecues I attend feel like a smoky, meaty, beer-soaked version of heaven—a place where sizzling wings are served hot off the grill, and drinks are as frosty as they are refreshing.

But there have been times when the cookouts resemble hell more than heaven, a place packed with BBQ food safety fails. A place where I struggle to hold my tongue as I witness one food safety transgression after another, sapping my self-restraint as well as my appetite. So for all of you polite but hungry folks who have also been holding your tongue, I share this litany of BBQ sins, in the hopes that we may break our silence, air our grievances, and share our gripes without fear of reprisal. So here goes.

If your grill is a non-stop conflagration, it's time to tone it down.

Photo by Chelsea Kyle, Prop Styling by Dawn Perry

It sure is festive out here. Your grill is going full force, and by full force, I mean two grown men are squirting the already-lit briquettes in the grill with lighter fluid, laughing as the crowd is enveloped in a thin blue chemical smoke that can only whet our appetites for the food that's infused with it. Fire! What an adventure! Except, ew. If you're using a charcoal grill, please fire up your coals in a chimney starter instead.

Lo entiendo. You have to juggle a lot of platters when you're grilling. Marinated raw chicken. Cooked kebabs coming off the grill. And where are you going to put those freshly grilled pork chops? Please please please do not put them on the same platter you used to bring them outside in the first place. Even though you think no one will notice. Because a tree falling in a forest lo hace make a sound. The sound of food poisoning. Instead, do what my Epi colleague Rhoda does: line the platter under your marinated meat with foil or plastic wrap, then pull off the foil after the meat's on the grill. Instant clean platter.

Go for plump and shiny, not singed and shriveled.

Photo by Chelsea Kyle, food and prop styling by Ali Nardi

If you've seen hot dogs at convenience stores, you've seen them endlessly rotate on the grill. This may give the impression that you can't overcook a hot dog. But that couldn't be further from the truth. If your hot dogs go from plump and shiny to shriveled and sad because you're focusing on the burgers, your hot dogs are sad. Dousing them with ketchup will hide your sins from no one.

If your raw meat is sitting around waiting for its turn at the grill, and starts forming a pool of lukewarm fluid, please rethink your life decisions. If your raw chicken is hanging around under the sun long enough to feel warm to the touch, you've created a bacterial kiddie pool that mere cooking cannot overcome. Keep that chicken in the fridge until you are good and ready to grill it, I beg you.

Marinated chicken is good. But it's best to leave the marinade behind.

Your delicious marinated chicken is in danger of turning into cinders, and all because you threw it on the grill without taking a minute to drain the marinade from the meat. The marinade will drip onto the coals. The coals will ignite into a blaze that will singe your eyebrows as well as your chicken. And who wants either of those consequences?

Uncooked meat needs to be chilled. So do your six-packs. Alas, the solution is not to throw your packages of beef patties right alongside your lagers. Thirsty guests shouldn't have to fish past leaking meat packages to achieve refreshment.

If you've put out a creamy, dairy-based spinach dip to keep guests from turning feral while you finish grilling your bone-in barbecue chicken, good for you. Not so good if it's been under the sun so long that's its begun to develop the same kind of skin you'll find on diner-style rice pudding. Better for guests to be hungry than grossed out.


Your BBQ Food Safety Fails Are Grossing Me Out (But I Can't Tell You)

The best backyard barbecues I attend feel like a smoky, meaty, beer-soaked version of heaven—a place where sizzling wings are served hot off the grill, and drinks are as frosty as they are refreshing.

But there have been times when the cookouts resemble hell more than heaven, a place packed with BBQ food safety fails. A place where I struggle to hold my tongue as I witness one food safety transgression after another, sapping my self-restraint as well as my appetite. So for all of you polite but hungry folks who have also been holding your tongue, I share this litany of BBQ sins, in the hopes that we may break our silence, air our grievances, and share our gripes without fear of reprisal. So here goes.

If your grill is a non-stop conflagration, it's time to tone it down.

Photo by Chelsea Kyle, Prop Styling by Dawn Perry

It sure is festive out here. Your grill is going full force, and by full force, I mean two grown men are squirting the already-lit briquettes in the grill with lighter fluid, laughing as the crowd is enveloped in a thin blue chemical smoke that can only whet our appetites for the food that's infused with it. Fire! What an adventure! Except, ew. If you're using a charcoal grill, please fire up your coals in a chimney starter instead.

Lo entiendo. You have to juggle a lot of platters when you're grilling. Marinated raw chicken. Cooked kebabs coming off the grill. And where are you going to put those freshly grilled pork chops? Please please please do not put them on the same platter you used to bring them outside in the first place. Even though you think no one will notice. Because a tree falling in a forest lo hace make a sound. The sound of food poisoning. Instead, do what my Epi colleague Rhoda does: line the platter under your marinated meat with foil or plastic wrap, then pull off the foil after the meat's on the grill. Instant clean platter.

Go for plump and shiny, not singed and shriveled.

Photo by Chelsea Kyle, food and prop styling by Ali Nardi

If you've seen hot dogs at convenience stores, you've seen them endlessly rotate on the grill. This may give the impression that you can't overcook a hot dog. But that couldn't be further from the truth. If your hot dogs go from plump and shiny to shriveled and sad because you're focusing on the burgers, your hot dogs are sad. Dousing them with ketchup will hide your sins from no one.

If your raw meat is sitting around waiting for its turn at the grill, and starts forming a pool of lukewarm fluid, please rethink your life decisions. If your raw chicken is hanging around under the sun long enough to feel warm to the touch, you've created a bacterial kiddie pool that mere cooking cannot overcome. Keep that chicken in the fridge until you are good and ready to grill it, I beg you.

Marinated chicken is good. But it's best to leave the marinade behind.

Your delicious marinated chicken is in danger of turning into cinders, and all because you threw it on the grill without taking a minute to drain the marinade from the meat. The marinade will drip onto the coals. The coals will ignite into a blaze that will singe your eyebrows as well as your chicken. And who wants either of those consequences?

Uncooked meat needs to be chilled. So do your six-packs. Alas, the solution is not to throw your packages of beef patties right alongside your lagers. Thirsty guests shouldn't have to fish past leaking meat packages to achieve refreshment.

If you've put out a creamy, dairy-based spinach dip to keep guests from turning feral while you finish grilling your bone-in barbecue chicken, good for you. Not so good if it's been under the sun so long that's its begun to develop the same kind of skin you'll find on diner-style rice pudding. Better for guests to be hungry than grossed out.


Ver el vídeo: Hot Dogs Caseros DOGOS Al estilo Sonora 100% sabor Sonorense (Enero 2022).